Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La competencia entre Chile y Noruega en la industria del salmón no descansa. Según proyectó el presidente de SalmonChile, Arturo Clement, durante los próximos diez años la participación de ambos países en la producción mundial podría aumentar desde el 80% actual hasta 93%.

“Productores como Escocia, Canadá, las Islas Faroe, un poco Australia y Nueva Zelanda no pueden crecer, en cambio todos los crecimientos futuros los va a absorber Chile y Noruega, por lo tanto nada de extrañar que en diez años más sea cerca de un 90% o 93% y cada vez va a estar más concentrado en estos dos países. Esta es una característica súper especial, no hay productos que tengan este nivel de concentración”, señaló Clement.

Este escenario plantea un desafío para el gremio, toda vez que admiten que como contendor, Noruega es un país de peso en la industria. A su favor, están años de experiencia en la industria y su “historia vikinga”, que se ha consolidado en el mundo gracias a inversiones de marketing en torno a los US$ 45 millones anuales desde hace 20 años, del cual 80% es aporte del Estado. A ello se suman numerosas oficinas en todo el mundo.

Para SalmonChile es claro que esta área es justamente la que se debe potenciar. El plan del gremio es consolidarse particularmente en Estados Unidos, donde crearon el 2017 el Chilean Salmon Marketing Council para mejorar su imagen. Este año se contempla una inversión de US$ 2 millones, y se prevé una inversión de hasta US$ 25 millones en los próximos cuatro años, del cual esperan tener aportes estatales.

“También seguimos con el proyecto de marketing en Brasil donde llevamos más de siete años, y hemos invertido más de US$ 12 millones en ese mercado y vamos a seguir invirtiendo”, adelanta Clement.

Además, la industria ha logrado reducir en 8% el uso de medicamentos respecto del año pasado, lo que prevén ir mejorando cada vez más.

Otro foco que ve relevante el gremio es fortalecerse en términos de investigación: “Chile invierte un 0,37% del PIB en investigación y desarrollo, nuestra competencia, Noruega, un 2,5%. Chile es uno de los países del OCDE que invierte menos en investigación y desarrollo, y el caso de salmón ese 0,37% es bastante poco”, señala.

¿Argentina puede ser un problema? Clement dice que la apuesta del país trasandino por la industria no cambiaría este buen escenario: “Los argentinos están ahora, hicieron un acuerdo con los noruegos y estamos en contacto con ellos. Tienen muy poco potencial, pueden producir en torno a las 40 mil toneladas, pero en el salmón atlántico no pueden, porque es muy templada su agua. Es bueno que lo hagan, pero no va a cambiar la aguja, si al final va a ser Chile y Noruega”.

Las proyecciones de producción para la industria, tras el repunte de fines de 2016 posterior al ISA hace prever buenos niveles de crecimiento. Según Clement, el año pasado “fue un muy buen año y el 2018 también lo será. Y lo más probable es que este año las exportaciones superen los US$ 5.000 millones (…) el crecimiento esperado para 2018 es de un 6%, que es un crecimiento super razonable considerando  que la demanda crece del orden de un 7%”.