Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Uno de los mitos con respecto a la producción del vino en Colombia es que no existen las condiciones climáticas y geográficas para cultivar la vid.

No obstante, en algunas zonas del país existen viñedos donde se cultiva y produce vino. Estos cuentan con características específicas de altitud y clima que hace factible su fabricación.

“Esta tierra tiene vocación para el cultivo de vid”, aseguró Marco Quijano, dueño y gerente del viñedo Marqués de Puntalarga. Su cultivo está ubicado en las montañas que rodean el río Chicamocha y que cuentan con características climáticas óptimas para estas siembras.

Al respecto Quijano aseguró que el suelo es franco arenoso de origen aluvial, lo que le da el carácter e identidad. Como estas hay regiones en Valle del Cauca, Antioquia y Boyacá, cuyas condiciones permiten el cultivo.

Ahora bien, para encontrar estos terrenos y las cepas adecuadas para la siembra se requieren investigación y desarrollos que pueden tardar varios años, como explicó sobre su proceso Yazmyn Dajud, gerente del Viñedo Umaña Dajud.

Una de las particularidades tiene que ver con la alta luminosidad en el terreno, como sucede en el municipio de Sáchica, Boyacá, pues esta permite una mejor maduración de la fruta. “Hacemos vino de altura, lo que produce su buena calidad”, afirmó Dajud.

Con estas características, algunas de las cepas que se siembran son cabernet suavignon, tempranillo, carmenere, merlot, pinot noir, sylvaner y riesling.
Gracias al cuidadoso proceso de producción, algunos de los productos han obtenido reconocimiento internacional.

Ahora, si bien hay zonas del país en capacidad de producir estos vinos, existen una serie de limitantes, siendo una de ellas, según Dajud, la falta de profesionales en enología para mantener los procesos de calidad.

Así mismo, apunta que obtener los insumos para los cultivos es complicado y todavía tienen muy altos costos.

LOS CONTRASTES

  • Jairo AlbaDir. comercial Casa del Rhin

    "Queremos promover la producción y consumo de vinos en Colombia. Lo ideal es que podamos exportar hacia otros países, que es nuestro objetivo"

Jairo Alba, director comercial de Bodegas Casa del Rhin, afirma que hay pocos terrenos con las cualidades necesarias para producir vinos, lo que ha llevado a que la empresa importe mosto de uva para cumplir con sus compromisos.

Por su parte, Quijano añade que la falta de mano de obra joven en el campo es también una dificultad a la que se enfrentan.

A la producción se le suma la variable del consumo. Colombia es un país que, comparativamente con otros, tienen un bajo consumo de vino. En 2019, de acuerdo con Nielsen, los colombianos en promedio consumieron 0,89 botellas.

Según explica Alba, el gusto de los consumidores locales se inclina más hacia los vinos dulces. No obstante, Dajud afirmó que el mercado está cambiando hacia consumidores más interesados y curiosos. Por ello, parte de la experiencia de consumir este vino es aprender sobre el proceso.

Niveles de producción
Un aspecto que destacan los productores es que al ser tan reducida la tierra con las características apropiadas, los niveles de producción son muy bajos.

Umaña Dajud produce entre 1.000 y 2.000 botellas anuales, una cantidad considerablemente menor. “Nuestra producción es acorde también a los niveles de consumo que tenemos en el mercado”, acotó Quijano.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.