Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) publicó su informe de sobre el panorama regional de la seguridad alimentaria y nutricional de América Latina y el Caribe.

El panorama es poco alentador teniendo en cuenta las metas del organismo multilateral de lograr el hambre cero para 2030. Durante 2021 esta crisis aumentó y afectó a 9,8% de la población a nivel global, la mayor prevalencia desde 2006. Esto se tradujo en 56,5 millones de personas que sufrieron de hambre durante 2021.

Durante 2021, 40,6% de la población de la región se enfrentaba a una inseguridad alimentaria moderada o grave, mientras que 29,3% de la población mundial estaba afectada en el mismo rango.

“El hambre en el mundo va en aumento. Las estimaciones de la FAO sitúan la prevalencia mundial del hambre entre el 8,9% y el 10,5% en 2021. Considerando el punto medio de este rango estimado, el 9,8% de la población estaba subalimentada en 2021. En otras palabras, aproximadamente uno de cada diez habitantes del mundo se acuesta regularmente con hambre”, dice el informe.

Colombia tuvo una prevalencia de subalimentación superior a 8%, al igual que países como Paraguay, Perú y Suriname. Si se comparan los últimos datos del hambre (entre 2019 y 2021) con el trienio anterior a la pandemia del covid-19, este indicador subió en dos puntos porcentuales.

En la región, Venezuela tuvo la mayor prevalencia de subalimentación con 22,9%, equivalente a 6,5 millones de personas; seguida de ecuador, con 15,4% (2,7 millones) y Bolivia con 13,9% (1,6 millones).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.