Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La carrera artística de los caballos, así como la de sus jinetes, llega a un punto en el que los caminos los lleva a un mismo destino: el retiro. El criollo colombiano no es la excepción, y aquellos que estuvieron en diferentes competencias por poco más de una década deben jubilarse.

Esto se debe, en parte, a que están sobre superficies duras cuando entrenan y compiten. “Los caballos criollos hacen una carrera muy buena, pero en estos terrenos se desgastan un poco más rápido y se envían al retiro a los 15 años”, dijo Juan Rafael Restrepo, rejoneador y coach en caballos.

El rejoneador aseguró que las carreras de estos caballos son muy cortas, “uno de 10 años es muy grande que ha hecho varios campeonatos y que está cerca del retiro”, agregó.

Pero es diferente con los de otras disciplinas ecuestres, ya que pueden durar en competencia casi hasta los 22 años y la expectativa de estos equinos vida está entre 25 y 30 años.

Esto también tiene que ver con el entrenamiento. Según Restrepo, los caballos criollos tienen un pulso perfecto y hacen ciertos ritmos que dan una sonoridad específica.

“Están por diagonales, laterales, cada paso tiene su lado y tiene que sonar en pista de alguna manera específica. Eso es lo difícil, el caballo todo lo tiene casi que natural y toca calibrar en el pulso que no se salga del aire, es muy difícil, pero el caballo que lo tiene de ahí no se va a salir”, dijo.

El rejoneador explicó que el entrenamiento de ellos es mucho más rápido y sencillo que los de otras disciplinas ecuestres. “Pero tienes que llevarlo de tal manera que no se endose porque pueden ir tan rápido, que con las manos van en paso fino y con las patas en galope, toca tener muy coordinado al caballo”.

“En rejoneo o salto es lo contrario, a los 10 años están empezando su carrera, consolidarse en una carrera artística muy buena. Hay caballos de salto y adestramiento que llegan a los Olímpicos de 15 a 18 años y se consolidan muy maduros”, dijo.

Pero Restrepo aclaró que es muy difícil que un caballo se sostenga en las cuatro modalidades de los aires criollos (paso fino; trote; trocha; y trocha y galope), “ha habido pocos caballos que puedan hacerlo bien, solo lo hizo Don Danilo”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.