Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El Centro de Investigación en Nutrición Mineral (Cinmex) es una iniciativa privada de la empresa Somex S.A dotado con equipos especializados de laboratorio, espacios para animales y profesionales especializados en nutrición animal, en el que se crean nuevos productos que solucionen las necesidades en las explotaciones pecuarias de las diferentes zonas del país.

Desde su creación en 2006, el Cinmex fue ideado con el propósito de usar métodos y técnicas de investigación apropiados que permitan lograr un mejor entendimiento de los procesos digestivos de los rumiantes y monogástricos, para evaluar materias primas, principios activos y productos terminados antes de su introducción al mercado, logrando mejor respuesta en campo.

Josué Nicolás Ramón Estévez, director del Centro de Investigación, indicó que este espacio permite desarrollar productos cuyo efecto sobre la productividad esté probado, para así salir al mercado con artículos que garanticen la respuesta animal.

“Al contar con un amplio portafolio, Somex es pionero en aplicar planes de suplementación estratégica basado en las etapas críticas de producción, el periparto, destete y finalización de la ceba presentados en combos productivos y líneas de vida”, indicó Ramón.

La empresa ofrece, por ejemplo, sal mineral diseñada para suplir minerales específicos en ovinos y caprinos, ideal para zonas con altas concentraciones en sodio, calcio y magnesio en aguas y/o pastos.

Con el fin de mejorar las experiencias prácticas de los estudiantes de veterinaria y zootecnia, la Universidad Ces y Somex se aliaron para crear la primera granja porcícola en el municipio de El Santuario, en el oriente de Antioquia.

La granja queda dentro del terreno donde está Cinmex y propicia un espacio con todos los estándares internacionales en la producción de cerdo.
Juan Carlos Pareja, coordinador de la granja, explicó que hace dos años pasaron el proyecto a la rectoría con el objetivo de que los estudiantes tuvieran contacto directo con los animales.

“Teniendo esa necesidad y pensando en tener egresados competitivos, que tuvieran práctica directa en las necesidades del sector agropecuario, surgió la materialización del proyecto”, señaló Pareja.

La infraestructura está conformada por varias zonas de corrales dedicadas a la gestación, apareamiento o corrales de monta, un laboratorio de biotecnología de reproducción porcícola e inseminación artificial.

En la práctica, los estudiantes pueden desarrollar los procesos de inseminación artificial. Aunque la granja inicialmente comenzó actividades de investigación y producción con 25 hembras de cría y un macho reproductor, ya se incrementó con la atención de un parto que sumó 46 lechones.

“Anteriormente teníamos que pagar $35.000 por cada alumno para que nos dejaran ver cómo son los procesos. Con este espacio no hay ningún costo para el estudiante y de paso puede ser participe del proceso”, explicó el coordinador.

Por su parte, Somex ve esta alianza como un elemento diferenciador y con potencial de desarrollo.