Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

No importa si se es agricultor grande o pequeño, en qué lugar de Colombia se encuentre o a qué cultivo se dedique, el Gobierno Nacional está impulsando una política de seguros que blinda a todo aquel que trabaje en el campo y se vea afectado por las variaciones climáticas.

A pesar de la dificultad en el acceso a las oportunidades estatales que tienen los microproductores de la periferia, esta alianza institucional, está buscando implementar seguros más sencillos que cumplan con las demandas campesinas, para que esta brecha informativa se reduzca.

La educación financiera, no solo se fomenta para que se generen más clientes, sino como mecanismo de reducción de pérdidas.

La promoción se dará por tres frentes; las agremiaciones, el Banco Agrario y el Ministerio de Agricultura. Quienes, a través de pólizas colectivas, o incluidas dentro de los paquetes financieros, cobijarán a todos los productores con seguros contra siniestros climáticos.

Las pólizas cubren vientos fuertes, granizo, exceso de lluvia, sequía, inundación, heladas, deslizamiento y avalancha. En donde, dependiendo del seguro que se escoja, se asegurará la vida del cultivo o la inversión.

En caso de que se busque proteger los rendimientos económicos, el seguro solo repondrá la inversión, dado el hecho de que la fluctuación de rendimiento sea muy drástica a causa de daños meteorológicos que afecten más de 70% de la cosecha. Por lo que las aseguradoras no responderán por factores controlables por el productor como uso de fertilizantes, calidad de los insumos y el manejo del cultivo.

Actualmente aseguradoras como Mapfre, Seguros Bolívar, Suramericana y Previsora se encuentran activas en el sector agropecuario, asegurando a todos los interesados. En 2012 las ventas de pólizas llegaron a cerca de $15.700 millones y en 2013, se duplicaron con $26.058, registrando un crecimiento de 68% que se espera aumente exponencialmente para el próximo decenio.

El precio de cada póliza está determinado por las características particulares que presente cada cultivo. Pues la variabilidad de la vulnerabilidad corresponde a la ubicación del predio, del tipo de cultivo y cuidado que se le realice. Como lo explica Francisco Majós Ramírez, vicepresidente senior de Swiss Re para Colombia, “no es lo mismo asegurar un cultivo de banano en una zona de vientos agresivos, a una que no cuente con este factor”. Sin importar el riesgo, el Gobierno busca fomentar el seguro agrícola, llegando a subsidiar hasta 80% de monto de la prima al productor.

Acceda a un seguro agrícola

Finagro busca proteger al agricultor frente a cualquier evento climático adverso a partir de una herramienta como el seguro, que mitigara los riesgos, permitiendo proteger la inversión. Para acceder al amparo, el productor agropecuario debe acercarse a alguna de las entidades aseguradoras que actualmente ofrecen el seguro.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.