Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

“El marañón podría convertirse en un nuevo producto estrella de la canasta exportadora colombiana, pues es nativo de la Orinoquía, el mantenimiento del cultivo es de bajo costo y no se requiere un gran conocimiento agrícola para cosecharlo”, dijo el año pasado la presidenta de ProColombia, Flavia Santoro.

En efecto, la creciente tendencia mundial por el consumo de productos saludables ha impulsado de manera significativa el crecimiento del marañón, un mercado que, de acuerdo con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), mueve cerca de US$8.000 millones al año.

En la actualidad, Colombia no puede catalogarse como un gran productor de marañón, sin embargo, por sus condiciones climáticas, de suelos, y posición geográfica estratégica, tiene potencial para convertirse un exportador de peso en el mercado. En ese panorama, entonces, vale la pena ver algunas cifras de cómo está el país en materia de producción.

Hoy en día, hay aproximadamente 6.000 hectáreas de cultivos de marañon, de las cuales la mayoría, más de 4.000 hectáreas, están en el departamento del Vichada. Además, si bien se trata de una nuez endémica de la región de la Orinoquía, hay cerca de 1.5000 hectáreas sembradas en la Costa Caribe.

Sin embargo esa cifra, de acuerdo con proyecciones de Agrosavia, podría ascender en el curso de 10 años hasta más de 20.000 hectáreas, lo que le permitiría al país convertirse en uno de los grandes jugadores del mercado de marañón de exportación.

Esto, porque de acuerdo con los estudios, hay potencial de sembrar entre 5.000 y 10.000 hectáreas anuales en todo el país, que incluso podrían superar la productividad y producción de países como India o Vietnam, gracias a las condiciones climáticas.

Prueba de esto es que, el año pasado, desde el Vichada se exportaron más de 100 toneladas de marañón. La cifra, explicó el investigador de Agrosavia Javier Ordúz, podría multiplicarse hasta por siete, si se dejara de comercializar la nuez cruda y se exportara ya procesada. “En ese caso su valor por kilogramo es de US$17”, agregó el investigador.

Por eso, Santoro enfatizó en la importancia de aumentar los cultivos de marañón para fortalecer una industria que procese las nueces y poderlas vender directamente a Estados Unidos y Europa, “destinos con los cuales Colombia tiene acuerdos comerciales vigentes que se pueden aprovechar”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.