Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque la tradición de usar hojas para dar sabor al agua data del año 250 a.c. en China, las primeras plantaciones de té que llegaron a Colombia lo hicieron hace un poco más de 50 años, cuando una iniciativa de la Secretaría de Agricultura del Valle, pidió permiso a Joaquín Llano, dueño de unos terrenos en Bitaco, para reemplazar cultivos de café por plantaciones de té.

Según cuenta el hoy gerente general de la compañía Agrícola Himalaya, Andrés Velasco, el proyecto quedó abandonado por un tiempo hasta que un día, Alberto Llano Buenaventura recorriendo la finca de su padre descubrió las plantaciones. Aún sin saber de qué tipo de cultivo se trataba, se percató que éste crecía muy bien.

Llano Buenaventura investigó la industria, conoció las experiencias de otros países como Inglaterra, históricamente consumidor de té y concluyó que el ecosistema de Bitaco era ideal para ese cultivo. Fue entonces cuando nació la marca Hindú de Himalaya.

Las plantaciones de té de Agrícola se mantienen hoy en Bitaco, Valle, y son las únicas de su dimensión en el país. Se trata de un terreno (entre 1.850 msnm y 2.050 msnm) de 213 hectáreas, de las cuales 91 son de bosque, 55 de cultivos de té, 13 de aromáticas, siete de guaduales, cinco de finca y 40 de potreros, que se convertirán de a poco en cultivos. La meta es plantar cinco hectáreas de té cada año hasta llegar a 80.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Agricultura, en el país solo hay un área sembrada de 61 hectáreas de té, de las cuales 55 son de Agrícola Himalaya, y las demás, de empresas como Orquídea Infusiones, Jaibel, Tisanas Oriental y Termoaromas. Así, la producción total es de 146,6 toneladas en el país y, solo durante 2017, se exportaron 119 toneladas que sumaron US$1.601 millones.

Pero el verdadero cambio de la industria se dio hace apenas dos años, cuando por primera vez Himalaya incursionó en la producción y venta de té de origen, un cultivo artesanal, hecho a mano, que no existía en el país. Fue así como, sin dejar de producir Hindú (una marca que tiene 45% de participación en el mercado), la empresa lanzó Bitaco Unique Colombian Tea.

LOS CONTRASTES

  • juan pablo silvaJefe de la planta de Bitaco

    “la planta de bitaco tiene dos años de inaugurada y fue una inversión de más de $5.000 millones con el fin de dar un giro a la rentabilidad de la empresa”.


  • pablo bedoyaJefe de Hacienda de Agrícola Himalaya

    “hay una amenaza crítica y es la cuestión ambiental. cada vez el clima en esta zona es más seco, con periodos de invierno cortos pero muy fuertes”.

“La labor más importante en estas plantaciones es la cosecha. Tenemos 25 personas, de las cuales más de la mitad son mujeres”, explicó Pablo Bedoya, jefe de Hacienda de Himalaya.

Pero además, las plantaciones requieren varios cuidados pues, aunque antes se trataron de manera responsable, desde hace ocho años son orgánicos. Es por eso, que requieren labores de fertilización folial cada mes, fertilización del suelo tres veces al año, y una poda total cada cuatro años.

También, el tratamiento en planta es vital para el resultado según el jefe de planta, Juan Pablo Silva. Velasco agregó que Himalaya tendrá té blanco.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.