Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En términos generales estos mecanismos permiten tener un constante flujo de agua para suministrar a los cultivos y asegurar así el recurso más importante de cualquier actividad agrícola. Además, dada su inteligente administración se optimiza el uso del preciado líquido, lo que verá reflejado en sus cuentas.Aunque existen en el mercado mundial, y parcialmente en el nacional, cientos de diseños de sistemas de riego, en este artículo nos centraremos en el riego presurizado, dado que es de los que garantizan mayor eficiencia por su tecnología relativamente reciente. Además, gracias a su desarrollo, se dispone de una amplia variedad de opciones con diferentes costos que se ajustan a la mayoría de los modelos de negocio.“Con los mejores diseños, que son también los más costosos, si se aplican 100 metros cúbicos de agua se garantiza que 80 de ellos se utilizaron bien, no se perdieron por efecto del viento o resultaron caer tan profundo en la tierra que las raíces no los tomaron”, explicó Carlos Martínez, gerente de Irridelco S.A.Básicamente, un sistema se compone de una estación de control, donde se aplica la presión; las líneas principales y las secundarias, que son tuberías de diferentes dimensiones; los ductos colectores o alimentadores; y los laterales o tuberías de riego, equipados con emisores u otros accesorios que finalmente riegan el agua en las plantas.Lo relativo a qué tipo de motobomba debe utilizar, qué número de válvulas colocar, la sincronización de apertura, la ubicación de los tubos, etcétera, quedará plasmado en el diseño hidráulico que elabore el ingeniero asignado a su proyecto. “El común de las personas no sabe de esto, por eso se requiere de profesionales capacitados”, indicó Martínez.Los factores decisivos para saber cuándo y cuánto hay que regar son: tipo de suelo, el clima y tipo de cultivo. “Los entendidos en el tema hacen un balance hídrico que al parecer es una simple suma y resta de lo que entra (llueve) y sale (evapotranspiración), pero no es tan sencillo; aquí hay mucha matemática y estadística que, transfiguradas en hidrometeorología y física de suelos, determinan la frecuencia de riego y la lamina de riego”, indicó el empresario.Considere también factores climáticos como son precipitación, evaporación, temperatura, velocidad del viento, radiación solar y otros que determinan la evapotranspiración, es decir, por cuánto regar. También serán de gran ayuda para saber si solo es necesario regar dos meses al año, solo con eso se puede llegar a la conclusión de que el riego debe ser portátil.De acuerdo con empresas consultadas, este valor lo estima un técnico en la materia específicamente en la zona donde está ubicada la finca interesada en un sistema. Para el diseño del mismo, es fundamental el valor de evapotranspiración, especialmente para saber cómo se comporta en la época más crítica de verano, pues según eso se determina la capacidad del sistema de riego.“Un sistema de riego para clima cálido con altos valores de evapotranspiración es más costoso porque debe aportar más agua y, por ende, hay mayor consumo de potencia (energía) y mayores diámetros de tubería. No necesariamente es un mal negocio hacer la inversión, porque los climas cálidos producen más en menor tiempo”, dijo Martínez.En cuanto al tiempo de riego, tenga presente que cada cultivo tiene una curva de requerimiento hídrico a lo largo de su vida. Por lo general, este va en aumento desde la siembra hasta el momento en que logran su mayor cantidad de área foliar. Así tendrá ahorros sustanciales en el riego por concepto de operación y mantenimiento.La mayoría de las empresas que se dedican a esta actividad lo asesorarán, incluso desde el primer momento.Siguiendo los mismos cuidadosEl aprovechamiento de las ventajas de conocimiento de la cantidad de agua que utilizan los cultivos, así como del momento oportuno para aplicarla,  son vitales para no perjudicar su rendimiento. Es importante para los ganaderos y agricultores conocer cuáles son los períodos sensibles del cultivo al déficit hídrico, con el fin de planificar la aplicación de agua, especialmente en períodos de verano, ya que cuando ésta es escasa o no se aplica oportunamente, el cultivo detiene su crecimiento y afecta su productividad.Las opinionesRey Ariel BorbónGerente del Incoder“Los sistemas cumplen un papel fundamental en la competitividad de las regiones y la generación de sistemas productivos”.Dagoberto BonillaPresidente de Federriego“El riego garantiza el desarrollo agropecuario, pero la mayoría de los sistemas de pequeña escala están colapsados”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.