Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El sector cafetero está por cerrar uno de los semestres con mejores noticias para el negocio. Desde comienzo de año el hecho de que el precio en la Bolsa de Nueva York y la carga en Colombia estuvieran en cotizaciones históricas llevó a que los productores, al menos por un tiempo, estuvieran alejados de la crisis que sí se sintió en 2020.

A esto se suma que ya cuentan con herramientas como el Fondo de Estabilización de Precios, que en caso de repetir bajas en los precios, hay un salvavidas; pero la principal buena noticia de junio es que la Dian, finalmente, entregó el permiso para que el Río Magdalena sea un nuevo canal para mover café de exportación.

El año pasado, en la Cumbre Cafetera, uno de los temas en los que más se enfocaron los exportadores fue en buscar soluciones para movilizar el grano desde Colombia a los otros países de destino. Esto porque el transporte terrestre es casi 40% de la cadena logística.

Al generar unos costos altos, la Asociación Nacional de Exportadores de Café de Colombia (Asoexport) ya tiene luz verde para hacer un piloto que consiste en mover café por ese caudal en agosto, movilizando así 1.000 toneladas del grano desde este punto.

Para entender el impacto de este piloto en las exportaciones del grano, hay que tener en cuenta que el año cafetero que terminó en octubre pasado movió casi 14 millones de sacos, la mayoría de él saliendo desde el puerto Buenaventura, “que es el puerto natural del café porque está al sur del país, pero a veces tiene problemas de orden público y eso afecta y genera demoras”, explicó Gustavo Gómez Montero, director de Asoexport.

Por esto, sin otra opción más allá de Buenaventura, se deben enviar las cargas al puerto de Cartagena, para que desde ahí se despache a los mercados internacionales. Aquí es donde están los problemas, pues empiezan los aumentos en el pago de transporte de carga.

LOS CONTRASTES

  • Alejandro Costa PosadaPresidente de Impala Terminals Colombia

    “La logística fluvial trae numerosos beneficios para los distintos tipos de carga; sobre todo cuando se piensa en el costo total logístico de los productores nacionales”.

“La idea de Barrancabermeja es poder ofrecer más alternativas a los exportadores y en muchos casos generar ahorros en su logística, que frecuentemente supera incluso el flete marítimo por la geografía de Colombia.

Podemos emitir BLs desde Barrancabermeja y el puerto cuenta con toda la infraestructura necesaria. El viaje toma cinco días a Cartagena donde podemos conectar a todos los destinos relevantes y cada barcaza tiene una capacidad de 105 teus, pudiendo enganchar varias a un mismo remolcador. Hoy tenemos una solución muy similar implementada con gran éxito en Barranquilla, conectando semanalmente este puerto con Cartagena sin los riesgos asociados al calado del Magdalena”, agregó Ernesto Aramburu, director de ventas de Hapag-Lloyd.

Los beneficios de utilizar el caudal para el movimiento de la carga
Alejandro Costa Posada, presidente de Impala Terminals Colombia, (una de las empresas involucradas en el movimiento del café por el Magdalena), agregó que al “ser nuestro puerto en Barrancabermeja, uno de comercio exterior, los productores de café podrán ver su producto exportado a solo unas horas de distancia de sus centros de acopio y sus plantas. Esto es confiabilidad en el sector”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.