Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

No cabe duda de que la pandemia aceleró una serie de procesos tecnológicos. Uno de los sectores que más lento ha adoptado la tecnología ha sido el agro; sin embargo, en un panorama de cuarentenas y dificultades para conseguir los productos, los domicilios tomaron especial relevancia.

De acuerdo con el economista Juan Fernando Caicedo Díaz, la gran intermediación en el mercado de los productos agrícolas ha representado un problema para los pequeños productores.

Caicedo sostiene que el desarrollo se ve frenado por esta situación, que ha generado grandes desigualdades de oportunidades para los campesinos. Estas dificultades se ven profundizadas también por los problemas en el acceso a las plataformas de ventas, negocios y redes que tienen los intermediarios.

Esto ha llevado a que los agricultores pequeños se agrupen en organizaciones o cooperativas para vender sus productos de forma directa.

Algunos han optado por crear sus propias plataformas y en otros casos entregar sus productos a las ya existentes para obtener una mejor retribución.

De acuerdo con Marcela Zambrano, cofundadora de Becampo, una de las ventajas de estas plataformas es la mejor retribución a los campesinos, que son quienes terminan asumiendo el costo de la intermediación.

“Esto les permite obtener precios justos”, dijo. También destacó que les garantiza a los compradores productos frescos, gracias al manejo de cultivos y de inventarios que llevan.

LOS CONTRASTES

  • Marcela ZambranoCofundadora de Becampo

    “No movemos grandes volúmenes, eso nos permite mantener nuestros estándares de frescura para los clientes y pagarles a los campesinos lo justo”.

Por su parte, Leopoldo Serrano, dueño y creador de Verde Orgánico, señaló que esto les permite vender productos certificados como orgánicos. “Todos los productos que vendemos son de mi finca, que tiene certificaciones de producción orgánica. Cada tanto tengo que hacer pruebas y exámenes para mantener esa certificación”, afirmó.

Juan Pablo González, gerente de Bio Bio, explicó que, a su vez esto les ha permitido garantizar a los trabajadores contratos y seguridad laboral.

Las plataformas vieron la llegada de la pandemia como una gran oportunidad para impactar a más consumidores. Marián Torres, coordinadora de La Canasta, afirmó que su operación se duplicó por cuenta de los confinamientos.
Los empresarios destacaron que esto les garantiza a los consumidores obtener productos de gran calidad y muy frescos, gracias a que salen directamente de las fincas a las casas.

Hay que recordar que, incluso el Ministerio de Agricultura, ha trabajado para que los intermediarios en la cadena de producción sean cada vez menos.

Becampo
Esta plataforma nació en la pandemia. Inicialmente vendía fertilizantes, pero ante las dificultades para entregar con las cuarentenas usaron sus plataformas para vender los productos de las fincas cercanas. Ahora tienen frutas y verduras producidas en la Sabana de Bogotá y las venden en mercadobecampo.com.

La Canasta
Desde 2012 funciona la organización La Canasta, que se creó con la intención de agrupar a pequeños productores agroecológicos. Hoy cuenta con más de 60 fincas de Cundinamarca, Boyacá y Tolima. Según Marián Torres, coordinadora de mercadeo de la plataforma, la pandemia les duplicó el impacto en ventas.

Verde Orgánico
Leopoldo Serrano decidió abrir su propia tienda para vender los productos de su parcela, ubicada en la Sabana. Allí produce hortalizas y plantas aromáticas. Su finca cuenta con una certificación de Ecocert que ha sido renovada en varias ocasiones. Para Serrano esto les garantiza a los compradores gran calidad.

Bio Bio
Otra de las plataformas que nació en pandemia fue Bio Bio, que se dedicaba al B2B en el sector gastronómico en Cali. Con el cierre de restaurantes decidieron vender a hogares. La empresa cuenta con dos granjas en las que se cultivan setas, vegetales y tubérculos baby, explicó su gerente, Juan Pablo González.

Mercaviva
Siembraviva es una finca con certificado ecológico que existe hace ocho años. No obstante, en mayo de 2020 se vieron en la necesidad de crear su plataforma: Mercaviva. Ana Sofía Salazar, directora de mercadeo, explicó que ahora cuentan también con productos de otros campesinos del oriente antioqueño.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.