Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La tecnología se sigue sumando a más sectores. Esta vez, la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz) y la firma Drone Innovation Lab se aliaron con el fin de impulsar la economía agrícola, especialmente en los cultivos de arroz.

La firma y la federación ya han presentado los primeros acercamientos de los drones con los cultivadores y han tenido buena acogida. La tecnología pertenece a la marca DJI, cuyos modelos DJI Agras T10, T20 y T30 están diseñados para el proceso de aspersión de cultivos, lo mismo que los Phantom 4, el modelo de drones más vendido en el mundo.

“Necesitamos una agricultura mucho más productiva y competitiva, en la que las aplicaciones de agroinsumos aumenten su eficiencia. Y la tecnología de los drones hace que, por ejemplo, las dosis de plaguicidas sean más eficientes porque su aplicación va dirigida y la cantidad por área sea exacta, con menor impacto ambiental y un resultado económico más positivo. Con el uso de los drones estamos evolucionando hacia una agricultura más fructífera, buscando a la vez una sostenibilidad ambiental, económica y social”, afirma el ingeniero Castilla.

La idea es que con la técnica de los drones se puedan facilitar múltiples procesos como el mapeo de campos, la vigilancia y monitoreo de cultivos, plagas y enfermedades, eficiencia de irrigación y aplicación de plaguicidas y agroinsumos.

De acuerdo con la consultora Allied Market Research, el tamaño del mercado mundial de drones agrícolas se valoró en aproximadamente US$1 billón en 2020 y se prevé que alcance los US$5,8 billones en 2030. Por su parte, de arroz se produjeron 3.326.529 toneladas y se sembraron 544.631 hectáreas, según la Encuesta Nacional de Arroz Mecanizado.

El convenio de Fedearroz y Drone Innovation Lab se extenderá a todas las regiones arroceras del país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.