Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El 3 de octubre de 2018 la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) le quitó a Colombia el estatus sanitario como país libre de aftosa. De inmediato, el sector ganadero fue el más perjudicado porque aproximadamente más de 10 países compradores de carne y ganado vivo cerraron sus puertas a los cortes y productos nacionales.

Desde ese entonces, el Gobierno viene haciéndole frente a la enfermedad que ataca a los bovinos y bufalinos. Pero mientras eso pasa, países que tradicionalmente son compradores de carne en regiones como América del Norte o en Europa terminaron sus contratos y solo en 2019 las exportaciones cayeron 54%.

La cifra se debe a que al cierre de 2018, cálculos del Ministerio de Agricultura registraron ventas externas en el sector por 18.471 toneladas de carne, mientras que el año pasado ese dato bajó a 8.499. Aunque, el Número que aún está en sus últimas revisiones, por lo que incluso la caída podría ser mayor.

Inicialmente, a comienzos de 2019 el efecto de la pérdida del estatus sanitario no era tan fuerte (porque la sanción llegó en el último trimestre de 2018). En ese momento las exportaciones de ganado y carne no cayeron fuertemente, pues si bien crecieron 10% las ventas externas de carne, el alza pudo ser de 20%. Y en lugar de haber registrado ventas por US$80 millones, fueron solo US$60 millones.

Ahora la dinámica es diferente, aunque pudo haber sido peor, pues el Minagricultura logró que desde la segunda mitad de 2019 algunos países recibieran carne colombiana, especialmente los de Oriente Medio.

En julio, luego de los trabajos e inversiones del Gobierno con los ciclos de vacunación, el jefe de la cartera agropecuaria, Andrés Valencia, señaló que “en este momento Colombia no tiene aftosa, no tiene nuevos brotes; las evidencias a raíz de las muestras ante la OIE así lo demuestran, y estamos reforzando los ciclos de vacunación. En menos de seis meses se hicieron tres ciclos reforzando la frontera, y tenemos protección inmunológica en el ganado”.

Las inversiones, el año pasado, superaron $100.000 millones para defender al hato colombiano de la aftosa con los ciclos de vacunación y llevaron a que el virus se controlara.

Ahora, la OIE está terminando sus últimas revisiones para determinar si regresa o no el estatus sanitario, respuesta que se ha tardado desde agosto.
Lo último que anunció el Gobierno fue que en el ciclo de vacunación que finalizó en diciembre, nuevamente se inmunizaron más de 97% de los bufalinos y bovinos, exactamente se cubrieron 27,6 millones de una población estimada en 28,4 millones. Con esos registros ya en poder de la OIE, los ganaderos proyectan que en febrero ya habría una decisión del estatus sanitario.

Ganaderos esperan hacer envíos a China
Cuando Colombia reciba la certificación como país libre de aftosa, automáticamente hay más de una decena de empresas listas para hacer sus envíos a China. Para el sector es importante ese mercado porque tan solo en 2018 las importaciones de carne bovina del gigante asiático superaron US$3.000 millones. La gerente del ICA, Deyanira Barrero dijo que “hemos hecho todo lo que ha estado a nuestro alcance en temas diplomáticos y sanitarios, esperamos que las ventas se activen pronto”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.