El uso de controladores naturales de los parásitos marinos, como el piojo de mar, es una tendencia internacional. Son más amigables con el medio ambiente porque de esta manera el proceso utiliza menos quimioterapéuticos, frente a una de las plagas más costosas de la industria acuícola, por lo que su control es un desafío permanente para los productores de salmónidos.

Justamente esta habilidad limpiadora que no la tiene el salmón, sí la posee el róbalo. Ese fue el hallazgo de Juan Carlos Sánchez, Martin Hevia y Patricio J. Sáez, miembros del equipo de Acuicultura en Fundación Chile, junto a Jorge Mancilla, de Marine Harvest, empresa que colaboró en las pruebas en mar.

En el marco de dos proyectos de Corfo con peces biocontroladores, específicamente el robalo (Patagonian blenny), los científicos descubrieron que además de limpiar el fouling (que resulta del crecimiento de bacterias o microalgas) de las jaulas, los róbalos también se autolimpiaban.

Según el director ejecutivo de Acuicultura de Fundación Chile, Martin Hevia, al mezclarlos con salmones, se comprobó que había una actividad biocontroladora. Se realizaron cinco bioensayos en tierra y se encontró una respuesta biocontroladora interesante del caligus o piojo del salmón, en torno al 50% o superior.

“Después se probó en jaula en un centro experimental que tiene Marine Harvest, donde se validó en mar el efecto de biocontrolación del piojo de mar, constituyendo una base para continuar estudiando a este y otros peces limpiadores”, explica Hevia.

Aporte a publicación
Estos resultados se describieron con detalle en uno de los capítulos del libro “Cleaner Fish Biology and Aquaculture Applications” que analiza las experiencias de cultivo de peces limpiadores en distintos países, y cuya participación local fue la única del hemisferio sur dentro de un grupo de 60 expertos.

“Seguimos interesados en tener una o más especies endémicas que sean buenas biocontroladoras, que se puedan producir masivamente, tal como lo han hecho otros países como Noruega que tiene dos ó tres especies que cumplen ese rol”, remata.