Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alojarse en un lugar alejado del ruido de las ciudades y optar por aquellos que están rodeados de naturaleza es hoy en día la mejor opción para muchas personas. Para ellos, los glamping son el espacio perfecto para relajarse y a la vez disfrutar de un lugar exclusivo y acogedor en medio de las montañas colombianas.

Pero más allá de ser un lugar de alojamiento perfecto para descansar, los glamping se han convertido en unos dinamizadores del sector rural, no solo por los empleos que generan en poblaciones del campo sino también porque se surten de los productos que producen los campesinos de las zonas donde están ubicados.

“La mayoría de los glampings son alojamientos rurales ubicados en lugares con un paisaje natural muy lindo pero donde las oportunidades de trabajo a veces son muy limitadas y lo que han permitido es que muchas personas del campo, de la ruralidad puedan integrarse a estos proyectos turísticos”, explicó Susana Restrepo, vocera del grupo de hoteles rurales a nivel nacional y co-propietaria de Lumbre Glamorous Clamping.

Restrepo destacó que muchas de las personas que trabajan en Lumbre no han tenido mayores oportunidades de formación y otras recogían café en tiempos de cosecha. “Al darles empleo hicimos que se dinamizarán los ingresos de estas familias y que a su vez se formalizará su educación, les damos capacitaciones y les enseñamos cómo funciona la hotelería rural pero también aprendemos de ellos, de cómo funciona el campo, es una relación gana a gana”, indicó.

Por su parte, Santiago Pinzón, gerente general del Hotel Niddo Suesca agregó que, “los glampings suelen ser alojamientos ubicados en zonas remotas. En el caso de nosotros, Niddo Suesca, está dentro de una reserva natural en la punta de una montaña a más de 4 km del casco urbano. Por eso, algunos de nuestros insumos son comprados en la misma vereda lo que ayuda a dinamizar el sector agro de la región. Compramos fresas, papá, miel, quesos, panes, entre otros”.

Según cifras oficiales, actualmente hay 2.230 alojamientos rurales en Colombia de los cuales alrededor de 110 son glampings. Agronegocios le presenta algunas alternativas.

Teva Retreat redefine los viajes de lujo
Teva Retreat está ubicado en Rionegro, Antioquia y tiene como objetivo redefinir los viajes de lujo y de ocio. Se trata de una nueva propuesta de alojamiento que combina la casa principal con un restaurante y carpas glamping. Teva significa naturaleza y cada Glamp representa un elemento de ella: aire, tierra, fuego, agua y el quinto elemento.

Niddo Suesca crea experiencias
Este glamping, ubicado a 33 kilómetros de Zipaquirá y a 49 kilómetros de Chía (Cundinamarca) se dedica a la creación de experiencias de montaña que permiten reencontrarse con la naturaleza. Los precios van desde $270.000.

Lumbre Glamorous
El Glamping Lumbre se encuentra en Salento, a 45 km de Quimbaya y ofrece alojamiento de nueve habitaciones familiares y para parejas, cuenta con restaurante exclusivo para los clientes. Los precios en este alojamiento van desde $380.000.

Campo Escondido en Tuta, Boyacá
Campo Escondido está en el municipio de Tuta, a unos 160 kilómetros de Bogotá y a solo 16 km de Paipa. Este alojamiento está levantado en un entorno amigable y natural que permite brindar un hospedaje apacible y diferente. Desde $250.000.

Terramaga, al natural
Terramaga es un espacio en medio de las montañas, rodeado de fuentes hídricas y árboles tropicales nativos que dan la posibilidad de conexión y descanso total con todo el confort. Esta ubicado a solo 1,5 horas de la capital del país. Desde $300.000.

LOS CONTRASTES

  • Santiago PinzónGerente general del Hotel Niddo Suesca

    “Los glampings tienen el gran diferenciadoR de estar en zonas remotas, lo que permite ofrecer una experiencia rodeada de naturaleza y aire libre”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.