Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La escasez de fertilizantes en Europa se está profundizando con más de dos tercios de la capacidad de producción interrumpida por los altos costos del gas, lo que amenaza a los agricultores y consumidores mucho más allá de las fronteras de la región.

La presión de Rusia sobre los envíos de gas a raíz de la invasión de Ucrania por parte de Moscú está perjudicando a las industrias en toda Europa. Pero las empresas de fertilizantes se ven especialmente afectadas porque el gas es tanto una materia prima clave como una fuente de energía para el sector.

Los precios de los fertilizantes al por mayor, que retrocedieron después de subir a máximos de varios años tras el ataque de Rusia, están aumentando nuevamente a medida que los productores de la Unión Europea reducen la capacidad. Los precios del amoníaco en Europa occidental han aumentado en los últimos dos años, según datos de Green Markets, la empresa de análisis de nutrientes de cultivos de Bloomberg. La disminución de los suministros mantendrá los precios elevados, amenazando la productividad ya que los agricultores se ven obligados a reducir el uso del nutriente clave. Eso, a su vez, afectará a los consumidores a medida que se acelere la inflación de los alimentos.

“Estamos extremadamente preocupados de que, a medida que los precios del gas natural sigan aumentando, más plantas en Europa se verán obligadas a cerrar”, dijo Máximo Torero, economista jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. "Esto hará que la UE pase de ser un exportador clave a un importador, lo que ejercerá más presión sobre los precios de los fertilizantes y, en consecuencia, afectará la próxima temporada de siembra".

Alrededor del 70% de la capacidad está fuera de línea, según Fertilizers Europe, que representa a la mayoría de los productores del continente.

“La crisis actual exige una acción rápida y decisiva de los responsables políticos nacionales y de la UE para el mercado de la energía y los fertilizantes”, dijo Jacob Hansen, director general de Fertilizers Europe, en un comunicado.

Esta semana, los grandes productores, incluidos Yara International ASA y CF Industries de Noruega, redujeron o detuvieron la producción.

“Confirmamos que estamos reduciendo y deteniendo la producción de algunas plantas de fertilizantes en los diferentes sitios de la UE y esto por razones económicas”, dijo un portavoz de Borealis AG en una respuesta por correo electrónico a las preguntas.

Dependencia Rusa

Los fabricantes de fertilizantes en Europa han sido los más afectados debido a la dependencia de la región del gas ruso. La industria también debe lidiar con las sanciones de EE. UU. y la Unión Europea sobre las ventas de potasa de Bielorrusia y la medida de China para controlar los envíos. El comercio de nutrientes rusos se ha visto afectado por la auto sanción de muchos transportistas, bancos y aseguradoras, así como por las dificultades para atender las exportaciones de Rusia, un gran proveedor de todos los tipos principales de nutrientes para cultivos.

A medida que Europa se convierta en un importador neto de fertilizantes, las consecuencias de la escasez de oferta se extenderán. La región comenzará a competir por los escasos suministros con las naciones más pobres, especialmente en África, donde la inseguridad alimentaria se ve exacerbada por sequías y conflictos persistentes.

Millones de personas en África ya se enfrentan al hambre y una disminución proyectada del 7% en los fertilizantes globales la próxima temporada, la mayor caída desde 2008, podría resultar en cosechas más pequeñas, según la Asociación Internacional de Fertilizantes. Los pequeños agricultores en economías frágiles serán los más vulnerables, dijo Laura Cross, directora de inteligencia de mercado de la asociación.

“Los cierres de plantas de nitrógeno en Europa no son simplemente un problema en Europa”, dijo. “La oferta reducida en la escala vista esta semana no solo aumenta el costo marginal de producción de fertilizantes nitrogenados, sino que también restringirá el mercado global, ejerciendo presión sobre la disponibilidad de nutrientes para las plantas en Europa y más allá”.

Ya estamos viendo que los precios en otros lugares aumentan nuevamente. El precio del fertilizante nitrogenado común, la urea, en Nueva Orleans aumentó más del 20% en los precios semanales el viernes, la mayor cantidad desde marzo, unas semanas después de que comenzara la guerra, según Green Markets.
África necesita volverse autosuficiente en fertilizantes, dice Agnes Kalibata, presidenta de la Alianza para la Revolución Verde en África, una coalición agrícola en todo el continente.

“Cuando ocurren desafíos como este, la pregunta es si tenemos la capacidad de construir plantas de fertilizantes en África porque invertir en fertilizantes es una obviedad”, dijo en una entrevista.

Cerrar plantas de amoníaco en Europa también tiene un impacto directo en otros tipos de suministro de fertilizantes, dijo Alexis Maxwell, analista de Green Markets. El amoníaco se utiliza como insumo para fabricar la mayoría de los productos fertilizantes terminados.

“Europa necesita fertilizantes y la importación es su siguiente mejor opción, pero eso será un desafío logístico severo”, dijo Maxwell. "La capacidad mundial de nitrógeno sobrante es escasa después de dos años de aumento de la demanda".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.