Tras seis días de consulta, los delegados de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) adoptaron 34 resoluciones que incluyeron normas internacionales nuevas o revisadas, destinadas a proteger y mejorar la sanidad y el bienestar en los animales, informaron las autoridades presentes en la cita.

Durante la asamblea, además de debatir las nuevas normas, se discutió el panorama actual de la situación sanitaria animal y global, y los futuros desarrollos previstos para el sistema mundial de información zoosanitaria, así como los estatus sanitarios oficialmente reconocidos y la actual lucha contra la resistencia a los antimicrobianos.

En el evento participaron cerca de 1.000 personas, incluidos los delegados de los 181 países miembros, científicos y observadores provenientes de 62 organizaciones internacionales, intergubernamentales, regionales y nacionales.

Durante la asamblea, se le dio la bienvenida a Santa Lucía, país número 182 que se suma a la OIE, y además fue electo Mark Schipp de Australia, como nuevo presidente de la organización.

En el evento también se hizo un análisis de la actualidad de la sanidad animal en el mundo, por esto, temas como la epizootia mundial de influenza aviar de alta patogenicidad, la peste de pequeños rumiantes, la fiebre aftosa, la tuberculosis bovina, la propagación significativa de la dermatosis nodular contagiosa, la situación mundial de la peste porcina africana y la rabia, fueron temas tratados a lo largo de la cita internacional y que tienen que ser prioridad para todas las autoridades sanitarias de los distintos países miembros. Se dio alerta por la creciente enfermedad del virus de la tilapia del lago, ya que en 2017 surgió un nuevo brote.