Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Unión Europea ya presentó una queja formal a la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los aranceles de 8% que impuso el año pasado el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a la papa congelada que llegaba de algunas empresas de Alemania, Bélgica y Holanda.

Ya que esa queja quedó en la OMC, el procedimiento ordinario en el organismo, en pleitos de este tipo, da 60 días (que terminan el 15 de enero) para que ambas partes lleguen a un acuerdo. De hecho el jefe de la cartera de Comercio, José Manuel Restrepo, dijo que “atenderemos al periodo de consultas, esto dura un buen tiempo”.

El problema, es que según explicó la viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, “según lo previsto en el acuerdo de la OMC de solución de controversias puede tomarse nueve meses, pero nuestra experiencia en los últimos casos nos ha tomado mínimo dos años, esto es una cosa que no es corto plazo sino un proceso con todas sus etapas”.

Extender el tiempo de la discusión se dará especialmente porque ambas partes deben exponer nuevamente sus argumentos ante los pares de conciliación de la OMC. De hecho, además de los primeros 60 días que duran las consultas, luego llegan otros 45 días en el que se establece un grupo especial del organismo para revisar el caso.

Tras ese tiempo, se suman otros seis meses, según lo determinó la OMC. Allí se debe reportar una decisión final a ambas partes. Luego, hay un margen de tres semanas para que la OMC explique el porqué de la decisión con los involucrados.

“Pero claramente, estos tiempos se pueden extender por problemas de no conciliación de Colombia y la UE, siempre los pleitos así exigen bastante tiempo de hecho los empresarios que están diciendo que se ven perjudicados, seguramente ya deben tener esto en cuenta en sus finanzas”, agregó el especialista en Derecho Comercial, de Vega & Vega Abogados, Camilo Andrés Sánchez.

LOS CONTRASTES

  • Laura ValdiviesoViceministra de Comercio Exterior

    “Tenemos que estructurar la defensa pero lo que podemos decir es que la decisión pasó por un procedimiento regulado y en estricto apego a normas de la OMC”.

Y es que mientras el pleito finaliza, los empresarios europeos argumentan que hay preocupación en el sector, porque el monto por el cual las compañías de los tres países están discutiendo, tiene que ver con un cargamento avaluado para Colombia en más de 27 millones de euros al año (casi US$30 millones) por concepto de cerca de 17.000 toneladas.

Romain Cools, secretario General de Belgapom (gremio de productores en Europa), dijo que además de que “debemos detener este juego de dominó, Colombia es el tercer país después de Sudáfrica y Brasil en tener tales medidas”. El empresario se refiere al número de países que han aplicado los aranceles a esa papa.

Por último, para Colombia puede resultar favorable que el año pasado cuando el Gobierno aprobó los aranceles, ya la OMC estaba enterada e incluso había dado el visto bueno de esas acciones, punto que puede intervenir en el pleito.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.