Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao), la yuca es uno de los cultivos con mayor potencial en el siglo XXI pues de manera sostenible y con la extensión de variedades mejoradas, los rendimientos de este tubérculo pueden incrementar hasta 400%.

Por esta razón, con una última producción nacional consolidada de 2,01 millones de toneladas, según la red de información Agronet del Ministerio de Agricultura, la yuca encuentra en los genotipos élites una ventana para aprovechar sus ventajas respecto a otros tubérculos pues de acuerdo con datos de la Fao tiene un mercado potencial de 1.000 millones de personas en todo el mundo.

Rommel León, investigador máster del Centro de Investigación Caribia de Corpoica, explicó que en la región Caribe y en cooperación con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (Ciat) se trabaja en la identificación de genotipos élite de yuca con ventajas comparativas para usos específicos del mercado fresco o la agroindustria.

“Estos genotipos se encuentran en diferentes etapas de evaluación y de acuerdo con su uso, se busca mejorar el rendimiento (en raíz, follaje, etc.), contenido de materia seca, calidad nutricional y tolerancia a condiciones de estrés hídrico. La selección de genotipos permitiría mantener las áreas actuales de siembra y expandir a otras zonas en el país”, destacó León.

De este modo, se busca mejorar las 19 toneladas por hectárea para yucas industriales y las 11 toneladas por hectárea en variedades dulces que en promedio se tiene actualmente, si bien departamentos como Arauca destacan con 19,45 toneladas por hectárea.

Por ello es importante ahondar en estos genotipos con uso eficiente del agua y productividad moderada, bajo condiciones limitadas de disponibilidad de nutrientes como los que se presentan en regiones altamente productoras como el Caribe o el Oriente del país.

“Por otro lado, la alta tasa de desnutrición reportada en la región Caribe exige medidas para mejorar la calidad nutricional de las fuentes alimenticias, por lo cual, se requiere la identificación de variedades biofortificadas adaptadas a las condiciones ambientales de la región y que eventualmente también podrían ser usadas en productos para alimentación animal basados en yuca”, explicó el investigador del C.I Caribia.

En más de 40 años de trabajo de estas entidades en la región, se ha logrado entregar 11 variedades mejoradas entre las que se encuentran Tai, Ginés y Verónica. Por su parte, la mayor área sembrada corresponde al tipo venezolano, Ica costeña e Ica negrita.

LOS CONTRASTES

  • Rommel León Investigador máster del C.I. Caribia

    “El potencial del cultivo en el exterior es la industria del almidón que tiene una gran salida en papel, cartón, alimentos, industria petrolera, etc”.

 

Este tubérculo ha crecido en su producción y área sembrada progresivamente hasta sumar en la actualidad más de 288 millones de toneladas en todo el mundo, destacando Nigeria como el principal productor con cerca de 50 millones y otros países de África Subsahariana, mientras que en Asia se distingue Tailandia y en el continente americano el liderazgo corresponde a Brasil que tiene cerca de 75% del total de producción de yuca, impulsado por variedades adaptadas al trópico.

Bolívar lidera la producción
En Colombia, Bolívar con 358.855 toneladas; Córdoba con 259.825; Arauca con 138.385; Norte de Santander con 129.824 y Antioquia con 123.460 son los cinco departamentos con mayor cantidad producida. Sin embargo, el rendimiento de Bolívar que es de 9,66 toneladas por hectárea es bajo, incluso, para el promedio nacional por lo que las variedades mejoradas son una vía para su desarrollo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.