Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Para los servicios especializados en transporte de carga no es tan extraño recibir llamadas de aficionados a los equinos solicitando un servicio para traer caballos de otros países a establos en las fincas colombianas. De hecho, estas peticiones empezaron a volverse comunes desde los años 90 y hoy, gracias a los acuerdos internacionales que firmaron diferentes gobiernos, el procedimiento técnico no es tan tortuoso como se cree.

Aunque a veces los procesos tratan de ser lo menos engorrosos posible, los costos para muchos siguen pareciendo altos. Sin embargo, esto se debe a los cuidados que requieren los caballos de diferentes razas, como un fuerte control de asistencia con médicos y asistentes veterinarios a bordo de los aviones.

Por ejemplo, según un sondeo de Agronegocios con centrales de Avianca Cargo y compañías especializadas en tránsito animal, desde donde más resulta costoso el transporte de los caballos es Europa Occidental, donde el valor promedio está en US$15.000 por cabeza. Enseguida aparecen Estados Unidos, donde podrían cobrarle US$10.000 y México, que está entre US$4.000 y US$10.000, según el Estado de origen.

Para el reconocido rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, hoy los aficionados y criaderos de alto nivel aún tienen que lidiar con altos costos. “Esto es porque más allá del transporte que requieren, hay cinco personas con turnos para que nunca estén solos y tres más calentando. Es todo un equipo.

Yo me muevo con los caballos a todo lado, aquí vinieron más de 10 caballos para la pasada temporada taurina en Colombia, así que calculemos. No es fácil movilizar una cuadrilla en avión, tienen que viajar desde España hasta Amsterdam y luego tomar un vuelo directo a Bogotá. La logística no es fácil”.

Para el director de cuidados veterinarios de la Hacienda El Pino, Carlos Arango, “si una persona va a hacer las cuentas de lo que invierte en la importación de un ejemplar, además de la base de los gastos del traslado desde cualquier país a Colombia, tiene que sumar el que se agrega hasta su destino final. Por ejemplo, si el vuelo llega a Bogotá, hay otro hasta el departamento, o si es en Cundinamarca, un carro adecuado”.

El experto veterinario también destacó que como los animales viajan sedados, también deben incluirse los costos de recuperación las durante las 24 horas siguientes al traslado. “Lo indicado no debería ser su alimento normal, sino que a según el diagnóstico hay que invertir en sueros o ciertos medicamentos relajantes que por cabeza podría costar $500.000 más”.

Los trámites en los envíos
Desde hace pocos años el Instituto Colombiano Agropecuario, (ICA), y el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) de México, firmaron un documento de cooperación a través del cual nuestro país puede importar equinos para reproducción y de trabajo provenientes de ese país. “La habilitación de este comercio tiene como objetivo mejorar la línea genética de las razas de equinos que existen en el territorio nacional”, señala el reporte del ICA.

Sin embargo, también hay otros países con acuerdos (ver gráfico) que buscan mantener control sobre enfermedades y entregar permisos de importación siempre y cuando haya seguridad sanitaria.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.