Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

“Los invernaderos ayudan a controlar las condiciones ambientales para que se maximice el potencial genérico”, afirmó Armando Castilla, presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Tolima.

Según el experto, estas instalaciones permiten obtener verduras frescas durante todo el año, así como también los cultivos de flores o de plantas que no resisten en su etapa de maduración el frío.

En sí, un invernadero tiene que ver con toda aquella estructura cerrada y cubierta por materiales transparentes, dentro de la cual es posible obtener unas condiciones artificiales de microclima. Dentro de ellos se pueden levantar los cultivos en condiciones óptimas y fuera de temporada.

Según la entidad Construinvernaderos, estas instalaciones tienen ventajas como: el aumento de calidad y rendimiento de las especies, la producción fuera de época, el ahorro de agua y de fertilizantes,. Allí también se mejora del control de insectos y de enfermedades y hay una mayor posibilidad de obtener más de un ciclo de cultivo por año si se tiene un manejo adecuado.

“Al tener condiciones ideales, las enfermedades disminuyen, el clima dentro del invernadero es perfecto y todo permanece bajo control”, agregó Castilla.

Los invernaderos no solo son utilizados para la producción a gran escala, sino que se han convertido en una alternativa para los pequeños productores.

El costo de cada uno de estos lugares varía según las necesidades del comprados, así lo afirma Justiniano Marino, director de Jusmar, una empresa de invernaderos en Villa de Leyva. Armar un invernadero en clima caliente tiene un costo de $70.000 por metro cuadrado. Mientras que en clima este tiene un valor de $60.000 por cada metro cuadrado.

Javier Mauricio Aguirre, subgerente del cultivo de flores Yasa y experto en el tema, asegura que el mantenimiento de una instalación tiene un costo de $1.300.000 por hectárea cada mes.

Invernaderos diseñados para todo tipo de clima

“Los invernaderos están diseñados para todo tipo de clima que presenta el país, todo depende del cultivo y el producto”, dijo el experto Javier Mauricio Aguirre. Para la elección de un invernadero se debe tener en cuenta el suelo. Este debe tener un buen drenaje y tiene que ser de alta calidad. Por otro lado, para controlar los vientos, se deben tomar en cuenta factores como la dirección, la intensidad y la velocidad.

Según la conformación estructural, los invernaderos se pueden clasificar en: planos o tipo parral, tipo raspa y amagado, asimétricos, capilla, doble capilla, tipo túnel o semicilíndrico, de cristal o tipo venlo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.