Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cultivar las flores y los vegetales con las condiciones climáticas perfectas para la especie implica la construcción de una infraestructura con la que se pueda tener todo bajo control. En ese sentido juegan un papel fundamental los invernaderos, los cuales ayudan a controlar las condiciones ambientales.
Sin embargo, es necesario que a la hora de construir un invernadero para fincas no solo se tenga en cuenta el tema presupuestario, pues también se deben tener en cuenta normativas ambientales y regionales. Esto debido a las licencias que cada departamento exige para levantar dichas estructuras en zonas rurales.

Según datos del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, las empresas o ganaderos que quieran embarcarse en este proceso deben obtener, en primer lugar, un certificado de uso del suelo expedido por planeación municipal. Esto quiere decir que se debe calificar como suelo con fines agropecuarios.

Si se va a establecer un sistema de riego dentro del invernadero, es imprescindible contar con un permiso de concesión de fuentes hídricas, que debe ser tramitado ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) correspondiente. A su vez, es necesario contar con un permiso de vertimiento de aguas residuales o plaguicidas, según comentó el investigador de la institución, Jorge Palacio.

LOS CONTRASTES

  • Jorge PalacioInv. Politécnico Jaime Isaza Cadavid

    Las empresas o ganaderos que quieran embarcarse en este proceso deben obtener, en primer lugar, un certificado para el uso del suelo

A su vez, los requerimientos para llevarlo a cabo incluyen el establecimiento de una zona de barbecho a pozo de desactivación de agroquímicos. Al mismo tiempo, la estructura del invernadero debe guardar mínimo 30 metros de retiro de fuentes de agua. En cuanto a las especificaciones de la estructura, el investigador Palacio mencionó que “hablamos de un invernadero tradicional en guadua calentana, plástico calibre seis, acoples, cinta para riego y mano de obra”.

Frente a los costos de elaboración de dicha estructura, el académico destacó que oscilan entre $15.000 y $18.000 por metro cuadrado, dependiendo del transporte.

Una de las ventajas que resaltó Palacio tienen que ver con que, en Colombia, no hay muchas restricciones para levantar un invernadero, pues solo se requiere acudir a las oficinas de planeación municipal y pedir licencias de construcción.

No obstante, es importante vigilar de cerca las condiciones de construcción, pues si quedo mal, “el plástico empieza a mecerse, gotea y se rompe fácil. Para eso hay diseños y tiene que ver el viento y la orientación del invernadero”, explicó.

El caso de los floricultores

Por otro lado, Jorge Palacio destacó que los floricultores manejan invernaderos de tipo espacial, con perspectiva amplia para que duren mucho tiempo. “Los campesinos manejan invernaderos con coberturas de vida útil entre dos y tres años dependiendo de la ubicación, calidad de construcción y mantenimiento”, dijo.

Claves para subir la rentabilidad

En cuanto permiten la creación de condiciones climáticas artificiales, los invernaderos pueden aumentar la rentabilidad, en la medida que se puede tener un cultivo en las mejores condiciones incluso cuando se está fuera de temporada. Así es posible, por ejemplo, obtener verduras frescas todo el año.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.