Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), especial para El Observador

Los ministros y secretarios de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Desarrollo Rural de las Américas anunciaron el lunes medidas para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional en la región, puesta en riesgo por la pandemia del covid-19 y la crisis económica posterior.

En ese marco, emitieron una posición conjunta en la que se comprometen a:

·         Fortalecer la producción agropecuaria, pesquera y acuícola, por el rol estratégico del sector agroalimentario para la reactivación económica.

·         Mejorar la transparencia y la previsibilidad de nuevas medidas y protocolos sanitarios nacionales.

·         Continuar fomentando la participación de la pequeña y mediana empresa en las cadenas agroalimentarias mediante políticas públicas, inversión pública y privada y gestión de financiamiento preferencial.

·         Reafirmar la necesidad de cooperación técnica internacional especializada como la del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica) y FAO como parte de los esfuerzos para la innovación, la inclusión y la sostenibilidad agrícola y rural.

Esta postura se dio a conocer luego de una cita virtual auspiciada por el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, Víctor Villalobos, con el apoyo de la FAO y del Iica, con el objetivo de impulsar la reactivación post covid-19 en la región. Estuvieron presentes también el ministro uruguayo Carlos María Uriarte y Fernanda Maldonado, directora general de la secretaría del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (Mgap).

“Debemos mantener el intercambio de información, productos, medidas de sanidad agropecuaria, la continuidad de los mercados y el necesario apoyo a las pymes, con la clara intención de tener elementos para la reactivación económica post pandemia, pero también en el mediano y largo plazo”, dijo Villalobos.

El secretario de Agricultura de Estados Unidos, Sonny Perdue, manifestó: “El resto del mundo debe mirar la relación que tenemos en las Américas, que sirva como ejemplo”. Agregó que su país se compromete a mantener la cooperación con sus socios comerciales y llamó a evitar medidas que restrinjan el intercambio de productos sin debida justificación científica.

“El comercio agrícola es vital para todos los ciudadanos, crea puestos de trabajo, aumenta ingresos y abastece alimentos seguros y de alta calidad. Además, es vital mantener fronteras abiertas a los trabajadores extranjeros, a la vez que mantenemos su seguridad, pues son esenciales y merecen ser tratados de esa manera”, dijo la ministra de Agricultura de Canadá, Marie Claude Bibeau.

Tereza Cristina, ministra de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, agregó: “No podemos volver a la situación anterior a la pandemia, sino que tendremos que evolucionar a un sistema más justo que no premie la ineficiencia”.

Saboto Caesar, ministro de Agricultura, Silvicultura, Pesca y Transformación Rural de San Vicente y las Granadinas, enfatizó en la necesidad, para los países del Caribe, de transformar su base económica, enfocada al turismo y golpeada por la pandemia: “Debemos tener nuevas formas de cooperación, multilateral y bilateral”, dijo.

También participaron el representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué, y el Director General del Iica, Manuel Otero. Coincidieron en que el sector agroalimentario puede ser un motor para la recuperación post pandemia.

Otero dijo que el trabajo conjunto en la región debe ser acompañado de medidas concretas: “Siempre, y más especialmente en esta coyuntura dramática, el sector de los agricultores familiares debe ser prioritario; tanto como el de los profesionales de la salud o el de los agentes de seguridad pública. Necesitamos una revolución agrícola digital en la agricultura familiar y podemos hacerla”.

Berdegué señaló: “El hambre ha crecido a 47,7 millones de personas en 2019, y se espera que aumente a casi 67 millones para 2030, sin considerar el impacto de la pandemia. Además, nuestra región es la más cara de todo el planeta para que una persona pueda tener una dieta saludable, con un costo de casi US$4 por persona al día. Somos una región fabulosamente productora, pero la dieta saludable queda más allá del alcance para casi 104 millones de individuos”.

Fue la segunda reunión hemisférica realizada en el año coorganizada por el Iica y la FAO. La primera fue convocada por el Ministro de Agricultura de Chile, Antonio Walker en abril y el próximo encuentro está previsto en octubre.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.