Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Antes de pensar en aumentar la salida de la panela a estos destinos, los productores, también conocidos como trapicheros, tienen la tarea de aumentar los niveles de producción de caña que, en la actualidad, está entre 70 y 130 toneladas, en promedio, por hectárea.

De esos niveles, el 10%, llega a transformarse en panela, lo cual hace que la producción del producto sea entre 7 y 13 toneladas por hectárea.

Con ese nivel, en un mercado formal que puede vender el kilo de panela a unos $2.000, la rentabilidad del negocio, estima Ariza, sería de un 10%.

Y aunque esa no es una cifra mala, los empresarios deben pensar en aumentar sus niveles y, como consecuencia, incrementar las ventas que en 2012 llegaron a cerca de $2 billones.

Pero para asumir esta tarea, tanto a la Federación de paneleros del país, así como los cerca de 20.000 trapicheros que trabajan en este negocio en la actualidad, deben asumir el compromiso. En esa línea, la federación ya se ha colocado en sintonía tanto con los empresarios como con algunas gobernaciones y alcaldías para implementar el programa de reconversión de infraestructura y, con ello, optimizar las plantas de procesamiento y las condiciones de siembra de caña en el país.

Según lo dado a conocer por Ariza, para este programa “se estima una inversión de unos $400.000 millones a nivel nacional, que requiere del apoyo de las gobernaciones y alcaldías, con quienes ya hemos venido conversando”.
Adicional a ello, para financiar este proyecto, también se estima que una parte de los aportes de regalías, en cada región, se redestinen para la iniciativa.

Si el trabajo llega a realizarse en un mediano plazo de cuatro años que estima la Federación, se espera que de los 20.000 trapiches que operan en este negocio, con bajos rendimientos en promedio, se concreten unos 3.000 trapiches, que lo hagan con más eficiencia.

Álvaro Quintero, coordinador de la Federación de Paneleros del Valle, explica que en la región ya se han venido adelantando conversaciones con el Gobierno local para hacer realidad esta meta. “Solo para el caso del Valle, estimamos que la inversión será de $14.000 millones. Pero eso puede variar, porque actualmente estamos en mesas de conversación para determinar las necesidades de los trapiches”, explicó.

Con esta iniciativa, los productores no solo van a generar más niveles de panela, sino que mejorarán su calidad para llegar a un mercado de más de 210 millones de habitantes.

El sector varía su oferta
Una de las estrategias para variar el portafolio de productos, explicó Ariza, está en las diferentes presentaciones que desde ya alista para hacer a la panela más atractiva en el mercado nacional y para la exportación. En ese sentido, se alistan presentaciones más fáciles de preparar, instantáneas, pulverizadas, en pastillas y mieles”, explicó.

Así mismo, dio a conocer el ejecutivo que se están adelantando programas de regulación con el Invima para evitar la actividad ilegal del derretimiento de panela, una práctica que afecta los niveles de venta del mercado formal.

“Estamos en mesas de conversación con los trapiches para poder buscar inyección de capital por parte del gobierno y avanzar en la productividad”.
Álvaro Quintero

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.