Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Federación Nacional de Industriales de la Madera (Fedemaderas) analizó el decálogo que propuso el presidente Gustavo Petro en la COP27. Ante los planteamientos del gobierno y con una nueva reforma tributaria en marcha, el gremio del sector forestal ha solicitado espacios de diálogo para atender las inquietudes de sus empresarios.

Desde la federación maderera se asegura que si bien hay algunos aciertos por parte del Gobierno Nacional, la industria requiere con urgencia señales de confianza y certidumbre, especialmente tras conocer los textos finales de la reforma tributaria.

Entre algunos aspectos, el gremio del sector forestal celebró que el gobierno plantee la necesidad de salvar los pilares del clima del planeta, haciendo referencia a la selva amazónica, con una inversión de US$200 millones anuales por dos décadas. Sin embargo, consideran que además de proteger los bosques, estos se deben de aprovechar de manera sostenible.

“Entregar recursos para proteger el bosque, preservarlo, pero no aprovecharlo sosteniblemente puede no ser viable en el largo plazo. La mejor estrategia para combatir la deforestación y producir menos presión al bosque natural es apoyar el desarrollo de las plantaciones forestales comerciales”, aseguró Juan Miguel Vásquez Suárez, director ejecutivo nacional de Fedemaderas. Vásquez también recordó que actualmente hay un déficit de 3 millones de metros cúbicos de este recurso en nuestro país.

La Federación se mostró en desacuerdo con la premisa de que el mercado no es el mecanismo principal para superar la crisis climática. De acuerdo con el director del gremio, el mercado podría ser un mecanismo válido, pues la generación de riqueza debe ser social, ambiental y económica. Aseguran que las medidas que se implementen no deben fracturar su relación con el mercado.

La industria del sector forestal ha demostrado que por cada 12 hectáreas cultivadas se generan cuatro empleos directos e indirectos, lo que se traduce en beneficios sociales al contar con inversiones anuales con este énfasis de US$1 millón, según Fedemaderas. El sector también tiene un impacto en los territorios del país , pues se abastecen con energía eléctrica producto de la biomasa de origen forestal.

“Los aprovechamientos de plantaciones forestales instalados en 2023 ya no gozarán de la exención de renta al momento de su aprovechamiento, seguramente para el año 2030 y subsiguientes, aspecto no menor si se tiene en cuenta que las inversiones podrían disminuirse dramáticamente y con ello la producción de madera y la generación de riqueza social. Colombia estaría abocada a una mayor importación de este producto”, agregó Vásquez.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.