Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A raíz del incremento en el precio internacional de las materias primas, de la depreciación del peso frente al dólar y de los elevados fletes marítimos, los insumos agropecuarios han aumentado sus precios de manera considerable en los últimos meses, a tal punto que tienen en jaque la rentabilidad de los productores en el país, además de impactar en la inflación nacional.

Lo anterior llevó al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural a radicar un proyecto de Ley en el Congreso de la República con el fin de poder intervenir los precios en el mercado y dar un alivio a los productores.

#BuenasNoticias 😀 Ministro @ZeaNavarro, radicó en el @SenadoGovCo proyecto de ley que busca crear la institucionalidad para lograr la estabilización de los insumos a través de la vigilancia de precios, debido a su alza mundial. pic.twitter.com/8trKXROPXE

— Min. de Agricultura (@MinAgricultura) October 5, 2021

“Con este nuevo proyecto de ley queremos atacar y evitar las distorsiones de mercado que se vienen presentando alrededor de los insumos agropecuarios. La idea es formular una política integral y establecer un sistema que contemple actores y condiciones, los cuales permitan realmente resolver los problemas”, aseguró el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea.

El articulado de la iniciativa plantea crear un Sistema Nacional de Insumos Agropecuarios por medio del cual se logre regular el precio de estos productos en el país.

“Este proyecto va crear ese sistema de agroinsumos que nos permita tener o una libertad vigilada de precios, o un precio regulado, o poder intervenir en los precios del mercado, pero necesitamos hacerlo de una manera institucional, ordenada y colegiada”, explicó el ministro Zea.

El jefe de la cartera agropecuaria agregó que lo que se busca es poder tener una normatividad parecida a la que hoy en día tiene el país en medicamentos y así lograr un mercado más justo.

De ser aprobado el proyecto en el Legislativo, se crearía además el Fondo Cuenta para financiar el acceso de los insumos a los campesinos y para ello se permitirían las siguientes operaciones: financiar apoyos a la producción, transporte y almacenamiento, adelantar compras centralizadas de insumos agropecuarios, otorgar garantías en las operaciones de importación y adquirir instrumentos financieros o pólizas de cobertura por diferencial cambiario.

“Estamos creando el Fondo Cuenta, al cual se pueden aportar recursos no solo desde el Gobierno Nacional con el Presupuesto General de la Nación, sino también desde otras fuentes que pueden ser incluso territoriales y privadas para que a partir de este fondo se pueda, con la política de insumos, dar apoyos a los campesinos”, detalló Zea.

Óscar Gutiérrez, director ejecutivo nacional de Dignidad Agropecuaria, señaló que “nosotros no nos vamos a oponer a este proyecto porque no tendría ningún sentido”. Sin embargo, dejó claro que el Gobierno debe pensar en otras medidas coyunturales para buscar una solución de fondo.

“Toca hacer una política doble. Primero, se debe volver a remontar nuestras propias fábricas para volver a producir abono porque sería todo en pesos. Segundo, necesitamos que haya un dólar diferencial para todos los agroinsumos”, indicó Gutiérrez.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Enrique BedoyaPresidente de la SAC

    “Esto no se resuelve con plata, porque es tan crítico el problema a nivel internacional que no aguanta ningún presupuesto a la hora de pensar en subsidios”.

Para Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, “aparte de la coyuntura internacional, en el país también tenemos un problema interno, porque entre el importador y el productor hay de por medio fletes e intermediarios y eso se debe atacar para que los productores puedan alcanzar economías de escala y quitarse de encima esos intermediarios, y así puedan llegar directamente a quienes producen esos agroinsumos o quienes lo están importando porque no hay producción local dado que son materias primas que no se producen en el país y ese esa es una apuesta interesante a la que apunta el proyecto de Ley”.

El dirigente gremial añadió que "este no es un problema que se resuelva necesariamente con plata, porque el problema es tan crítico a nivel internacional, que no aguanta ningún presupuesto a la hora de pensar en subsidios porque además son ciento de miles de productores que tendrían que recibir recursos y con la volatilidad del mercado internacional no se compensaría con ese mercado".

Sin embargo, para Bedoya, "el hecho de poder tener las compras centralizadas y la posibilidad de pensar en los temas de transporte, crea por lo menos herramientas novedosas que se puedan aplicar frente a una situación que no tiene tanta cara de ser coyuntural sino más un problema estructural".

Frente a las medidas que se pueden tomar a corto plazo mientras el proyecto de Ley surge su trámite en el Congreso, el presidente de la SAC comentó que "el Estado tiene todas las herramientas a través de las líneas de crédito de Finagro y los subsidios a tasas de interés, eso puede generar unas victorias tempranas para demostrar que sí se pueden hacer economías de escala por parte de los productores para que se quiten de encima esos intermediarios".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.