Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Uno de los cultivos que sigue teniendo una actividad intensiva en el rubro de mano de obra es el café. Esto se debe a que esta agroindustria requiere de muchas personas para cosechar el fruto y porque es el principal producto en términos de extensión

La estructura de la población cafetera a lo largo de las últimas décadas ha venido aumentando la proporción de personas mayores y, a su vez, un porcentaje decreciente de población.

“Eso no quiere decir que la población cafetera esté desapareciendo ni mucho menos, sino que hay un cambio en la estructura poblacional de la caficultura, pero seguimos siendo 540.000 productores que junto a sus familias son alrededor de 1,6 millones de personas”, explicó José Leibovich, director de Investigaciones Económicas de la Federación Nacional de Cafeteros (Fedecafe).

En algunas regiones, particularmente del centro del país, en años anteriores se manifestó una problemática alrededor de escasez de mano de obra, principalmente entre 2015 y 2018, y Fedecafe llegó a utilizar la figura de ir a buscar recolectores en otras regiones.

“Del 2018 para acá ha sido manifiesto que la población venezolana migró hacia el interior del país en una magnitud importante, una parte no despreciable de esas personas llegaron a estas regiones y han suplido en parte la escasez que se ha manifestado años atrás en la época de la cosecha”, agregó.

A diferencia de lo que sucede en el centro del país, en la región del sur donde está Huila, parte de la producción en Tolima, Cauca y Nariño, no se ha evidenciado un problema de mano de obra. “Eso llama la atención indudablemente, porque nos dice que nuestra caficultura es heterogénea en sus factores productivos y en las condiciones sociales”, señaló Leibovich.

El experto asegura que el tema de la presencia de los recolectores venezolanos ha sido manifiesta y real, pero que, si en cualquier momento cambian las condiciones económicas en el vecino país, por cualquier circunstancia exógena, “podrían llegar a irse y aparece el problema de manera crítica, solo en algunas regiones particular, sobre todo en la zona cafetera tradicional, que comprende Caldas, Quindío, Risaralda, Norte del Valle, el departamento de Antioquia, y en los Santanderes”.

¿Qué ha hecho el gremio para hacer frente a una posible falta de mano de obra?

A través del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafe) se ha desarrollado un paquete tecnológico que busca atenuar el problema de escasez creciente de mano de obra para la recolección.

Aunque ha sido poco utilizado por la presencia de los recolectores venezolanos, que no han permitido que se agudice el problema a escalas no deseables para el gremio, Leibovich asegura que la gente irá acudiendo al sistema desarrollado de manera gradual.

“Cenicafe adaptó un formato como una guadañadora, pero no lo es, sino que el operario la lleva colgada del hombro y es lo que se llama una derribadora, una máquina que funciona con un motor de gasolina (con el que se está trabajando para que sirva con una pila eléctrica), y que en el extremo del aparato se coloca en el nudo donde está una rama cargada de granos maduros de café y se ponen unas lonas en el piso, unidas con un velcro, de tal manera que no se vaya a perder ningún grano de café”, explicó.

Esto permite que la cantidad de personas que recolectan el café disminuye considerablemente con el uso de esta máquina y los cafeteros estarían capacitados para usar el sistema.

“El balance se ha hecho de comparar, precisamente, la producción tradicional con recolección manual, que en la estructura de costos representa hasta 60%, con pruebas piloto en las que se toma de referencia un lote similar y hacer una recolección con este paquete tecnológico e indudablemente hay un ahorro importante en los costos”, agregó.

Otra alternativa que hasta el momento es algo que podría desarrollarse es la creación de unas pequeñas empresas que presten el servicio y lo que hacen es recorrer las fincas y prestan el servicio de hacer la recolección y el caficultor no tiene que estar la inversión del aparato, sino que paga por el café recolectado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.