Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hernán Hernández, presidente de la Confederación Cauchera Colombiana (CCC), quien señaló que durante los últimos ocho años los cultivadores se han dedicado a sembrar el Heveans, un árbol del cual se extrae el látex para la producción del caucho seco, pero se espera que este año comience la bonanza cauchera.De este árbol, que es importado a través de clones, actualmente hay dos ejemplares en el país: el Rrim600, proveniente de Asia, y el SX3864, de Brasil.


Entre estos, gracias a un nivel de producción de 2.500 kilogramos por hectáreas, al año, el clon asiático es el más sembrado en el país. El clon brasileño, por su parte, produce en promedio 1.500 kg, para la misma área.

Es así que, como resultado de 2.500 hectáreas que produjeron látex durante 2012, se obtuvieron 3.000 toneladas de caucho al cierre de año. Y con miras a que ya está en marcha la bonanza cauchera, se espera que esta cifra aumente a cerca de 80.000 en 2015, mientras que más hectáreas entren en producción, según señaló Hernández.

Pero llegar a esta meta de exportación no es tarea fácil. Para ello, los empresarios realizarán inversiones que optimicen el sector, entre otros temas, para “aprovechar los beneficios que los tratados de libre comercio (TLC) le han permitido al país”, señala Manuel Francisco Becerra, administrador de las haciendas Kassandra y Mundo Nuevo, que entre las dos suman 1.000 hectáreas de cultivo.

Estos pasos, en primera instancia, implican una formalización e industrialización del sector, “que hasta el momento ha sido muy artesanal” y no cumple con los requisitos para ser exportado.

Para ello, según dio a conocer Juan Carlos Silva, director ejecutivo de la CCC, “la estrategia que se viene ahora para el sector es el montaje de plantas procesadoras de caucho de mayor área”, y agregó que entre las principales regiones del país la inversión podría estar alrededor de $15.000 millones”.

Por ejemplo, Procaucho, asociación liderada por Hernández, se va a hacer una inversión inicial de US$5 millones, para industrializar la operación de las plantaciones y promover la creación de empresas.

En la región de Santander, donde opera Procaucho, existen unas 1.000 hectáreas propias y otras 9.000 asociadas.

Por su parte, Becerra señaló que sus haciendas también le apuntan a la exportación y es por ello que están adquiriendo una planta para látex centrifugado, para sacar un producto de la más alta calidad, para abastecer el mercado interno y externo.

Producción lista para 40 años
Pese a que la espera es larga, la productividad lo es aún más. Esto, pues para los cultivadores que se dedican a sembrar el hevea, el periodo de producción de un árbol puede comenzar desde los 6 años, dependiendo de las condiciones del cultivo. Y durante este tiempo, señala Becerra, se pueden invertir $5 millones por hectárea. Sin embargo, su tiempo de vida generando látex puede ser hasta 40 años, lo que garantiza un amplio margen de diferencia entre la inversión y la ganancia. A ello se suma que cada hectárea genera entre 1.500 y 2.500 kilogramos al año, dependiendo del árbol.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.