Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Recuerdo que años atrás, se decía que esta zona estaba poco desarrollada en cuanto al cultivo del café, que tenía cafetales abandonados, envejecidos y susceptibles a roya. Tuve la bendición de visitarlos y encontré una realidad muy distinta: cafetales renovados con variedad Castillo, con aumento en el número de plantas por área, y que se pueden ver muy bien administrados.

Me enteré que para poder lograr estos avances se empezó con una campaña de construcción de germinadores comunitarios de café variedad Castillo donde participa la comunidad, el Comité de Cafeteros y el Servicio de Extensión y que esta colaboración permitió entregar a los caficultores una cantidad muy importante de chapolas de café, lo que ha permitido una renovación de plantas de cafés sin precedentes para que se aumente la productividad.

Y precisamente, porque por esta época muchos cafeteros están pensando en la renovación de sus plantaciones del año entrante, es que pensé en la importancia de estos procesos. Recordemos que el punto de partida para lograr el éxito del cultivo empieza en la selección de la semilla, estar claros en que variedad es la que debemos sembrar.

A través de la semilla estamos seleccionando el árbol que estará 15 o 20 años en el campo, ya que al momento de renovar se puede realizar por zoca, labor que puede hacerse hasta dos veces más. Un trabajo bien realizado al comienzo en el germinador, garantizará el máximo potencial en las siguientes etapas del cultivo y es la base para el éxito de una inversión de largo plazo.

Mejor dicho, el café debe ser de calidad desde su mismo comienzo. Por esta razón, es bueno que recordemos los aspectos claves para alcanzar el mayor éxito de nuestro cultivo partiendo de la construcción de un germinador de café: La selección de la semilla es definitivamente el insumo primario del germinador: lo primordial, establecer cafetales resistentes a la roya del café, la enfermedad más devastadora en nuestro país. Recuerde que la semilla certificada se puede adquirir a través de los Almacenes del Café de los Comités de Cafeteros. ¡Recuerde, semilla certificada producida por Cecinacafé y empacada en bolsas con los distintivos de Cenivafe y FNCI.

A propósito, investigar una variedad como la Castillo puede demorarse más de 20 años. Así que es importante saber que la semilla que tenemos es la verdadera. Uno de los beneficios más grandes de la Federación es su conocimiento científico, que, de alguna manera está encapsulado en esa semilla. No lo desperdicie!

El germinador: lo recomendable es hacerlo elevado del suelo, a 40 cm de altura para que permita drenar cualquier exceso de agua y/o evitar daños por animales; se debe utilizar una capa de al menos 30 centímetros de profundidad de gravilla no se recomienda utilizar suelo cernido pues se incrementa la posibilidad de aparición de la enfermedad del volcamiento o mal del tallito la cual es producida por un hongo y que es letal para las chapolas. Se puede construir en guadua o cualquier material durable. El tiempo total de permanencia de las chapolas en el germinador es entre 75 y 80 días. No olvide regarlo con frecuencia.

Ojo, en el germinador es de especial cuidado el desarrollo de la raíz pues es el único órgano no renovable de la planta y es fundamental en el desarrollo y producción del cafeto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.