Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con cifras de Acosemillas, en el 2018 la siembra de semilla ilegal de arroz pasó a ser del 85%, lo que le ha generado al sector bajo rendimiento, mayores costos y pérdida de competitividad.

Esta mala práctica no permite que el sector arrocero alcance una mayor competitividad, pues no se aprovecha el potencial de éxito que trae el uso de semilla certificada y que puede alcanzar hasta un 40%, más en producción, menor uso de agroquímicos y alta calidad fitosanitaria.

Es por ello que el Instituto Colombiano Agropecuario  (ICA), el sector arrocero y las autoridades alertan a productores de arroz y comercializadores de semilla para que escojan el camino de la legalidad para tener un campo competitivo y eviten sanciones.

“Invito a comercializadores de semilla y productores para que sean legales con el campo, usen semilla certificada y no pongan en riesgo la competitividad del sector”, dijo Deyanira Barrero León, gerente general del ICA.

Por su parte, Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas, manifestó que “llegó la hora de cambiar las malas prácticas, es hora de que los productores hagan cuentas y opten por la semilla certificada para que vean los buenos resultados y la mejora en la economía”.

De igual forma, el gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández expresó que,  “el uso de semilla certificada es el primer paso de todo un componente tecnológico, que nos ha demostrado sustancial reducción de costos y mayor productividad. Muchas veces los agricultores solo miran el precio de la semilla certificada, pero no se dan cuenta de que al usar Paddy como semilla; los volúmenes que necesitan para sembrar son sustancialmente mayores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.