Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia históricamente ha sido señalada como un país de vocación agropecuaria, debido a su ubicación geográfica, sus condiciones naturales y agroclimáticas, e incluso tradiciones culturales muy vinculadas a este sector de la economía.

Pese a estas características, la participación del sector agropecuario sobre el PIB nacional ha ido disminuyendo de manera progresiva, tal y como ha sido constante en los países de Latinoamérica.

Así, a mediados de los años sesenta más de la mitad de la población vivía en el campo y la agricultura representaba casi 70% del PIB total. Sólo una década más tarde esta participación había disminuido a un poco más de 20% y las exportaciones de origen agropecuario constituían 75% de las exportaciones del país. En la actualidad, la participación del sector agropecuario en la economía está cerca de 6,7% y las exportaciones representan 7,4% de las ventas externas totales.

“Colombia tiene una necesidad muy importante de tecnificar su campo, pues la economía nacional tiene una vocación muy grande hacia el agro. Hoy en día es crucial darle ese valor agregado a las materias primas que se producen en el país, pero para esto se necesita capacitar a los campesinos y que estos cuenten con las herramientas adecuadas”, explicó el decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Corporación Universitaria Lasallista, José Ignacio Ramos.

Para el académico, el papel de las ciencias agropecuarias es fundamental en el crecimiento del agro, pero estas “no se limitan solamente a la formación de profesionales”, sino que también debe hacer un esfuerzo por vincularse con los demás actores del sector a través de la extensión, la práctica, la investigación y la transferencia tecnológica.

A pesar de esos esfuerzos y del trabajo diario de los campesinos, Ramos manifestó su preocupación por el futuro de la industria, pues estas herramientas van a necesitar manos capaces, en especial fuerza de trabajo joven “que se apasione por el campo”.

“Nuestro reto es enamorar del agro a las futuras generaciones, para así darle la importancia que merece y seguir aportando al crecimiento de Colombia”, agregó el decano.

A través de su programa de Ciencias Agropecuarias, la Corporación Universitaria Lasallista se trazó como meta este objetivo, con el que aspiran a aumentar las cifras de crecimiento del agro en Colombia y así potenciar la economía del país y las condiciones de los campesinos

Lo anterior, a través de la oferta de los programas de Medicina Veterinaria, Zootecnia y Administración Agropecuaria, en los que indican han incorporado la ciencia, la innovación y la tecnología con sentido social y responsabilidad ambiental, integrando de igual manera los procesos de investigación y extensión, enfocados hacia el desarrollo del agro en las diferentes regiones y el país en general.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.