Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El hambre en África sigue aumentando, tras muchos años de declive, lo que pone en peligro los esfuerzos del continente para erradicar el hambre a fin de alcanzar los Objetivos de Malabo para 2025 y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS 2), destacó un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Los nuevos datos presentados en el informe conjunto de las Naciones Unidas, el Panorama regional de la seguridad alimentaria y la nutrición en África  indican que 237 millones de personas en el África subsahariana sufren de desnutrición crónica, amenazando los avances logrados en los últimos años.

El informe conjunto de la Oficina Regional para África de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Comisión Económica para África (Cepa) de la ONU se lanzó hoy en un evento presidido por la Directora General Adjunta de la FAO y responsable de del departamento de Gestión de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Maria Helena Semedo.

Muestra que en el continente hay más personas que siguen padeciendo subalimentación que en cualquier otra región. La evidencia indica que en 2017, el 20% de la población africana estaba subalimentada.

El empeoramiento de la tendencia en África se debe a las difíciles condiciones económicas mundiales y al deterioro de las condiciones ambientales y, en muchos países, a la variabilidad del clima y los fenómenos climáticos extremos y los conflictos, a veces combinados. El crecimiento económico se ralentizó en 2016 debido a la debilidad de los precios de los productos básicos, en particular del petróleo y los minerales. La inseguridad alimentaria ha empeorado en los países afectados por conflictos, a menudo agravada por sequías o inundaciones.

Por ejemplo, “en África austral y oriental, muchos países sufrieron sequías”, afirman en el prólogo conjunto del informe Abebe Haile-Gabriel, Director General Adjunto de la FAO y Representante Regional para África, y Vera Songwe, Secretaria Ejecutiva de la CEPA.

De los 257 millones de personas que padecen hambre en África, 237 millones se encuentran en el África subsahariana y 20 millones en el África del Norte. El informe anual de las Naciones Unidas indica que, en comparación con 2015, había 34,5 millones adicionales de personas subalimentadas en África, de los cuales 32,6 millones en el África subsahariana y 1,9 millones en el África del Norte. Casi la mitad del aumento en el número de personas se debe al incremento en África occidental, mientras que un tercio procede de África oriental.

A nivel regional, la prevalencia del retraso del crecimiento en los niños menores de cinco años está disminuyendo, pero sólo unos pocos países están bien encaminados para alcanzar la meta nutricional mundial para el retraso en el crecimiento. El número de niños menores de cinco años con sobrepeso sigue aumentando, y es especialmente elevado en África del Norte y austral. Según el informe regional, el progreso hacia el cumplimiento de las metas mundiales de nutrición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), avanza con lentitud a nivel continental.

En muchos países -especialmente en África oriental y austral-, las condiciones climáticas adversas debidas a El Niño provocaron una disminución de la producción agrícola y el aumento de los precios de los alimentos básicos. La situación económica y climática ha mejorado en 2017, pero algunos países siguen afectados por la sequía o la escasez de lluvias.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.