Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Se ha afirmado insistentemente; Colombia podría convertirse en una potencia productora de cannabis medicinal. Cientos de millones de dólares ya se han invertido en el país y se estima que al menos 1.000 puestos de trabajo ya fueron creados.

Sin embargo, al finalizar 2019, el país aún carece de un mercado doméstico, y las exportaciones que se han realizado hasta el momento han estado limitadas a CBD, un componente llamado “no psicoactivo” de la planta que en otros países se vende libremente como producto alimenticio.

El MJBizCon, la conferencia más grande del mundo de la industria de la marihuana realizará su séptima versión en Las Vegas, Nevada entre el 11 y 13 de diciembre. Colombia estará representada en un panel sobre Latinoamérica. Pero la escasez de empresas colombianas entre los más de 1300 exhibidores puede ser interpretado como un indicador de que el papel de Colombia en la industria global aún sigue siendo más de expectativa que de protagonismo.

Decenas de empresas ya están cultivando para investigación y desarrollo. Algunas ya tienen sus genéticas registradas ante el ICA. Unas pocas incluso cuentan con laboratorios funcionando. Entonces, ¿por qué las promesas aún no se han materializado?

Mercado doméstico

El acceso mediante formulaciones magistrales ahora depende de las farmacias magistrales. Recién a fines de octubre pudieron comenzar el proceso de acreditación ante el Invima para elaboración de preparaciones magistrales provenientes de cannabis.

Llevará algo de tiempo que los laboratorios se certifiquen, pero más preocupante es que la guía del Invima establece que será necesario presentar estudios clínicos de las formulaciones que se quieran elaborar. Una aplicación restrictiva podría terminar siendo un despropósito para lo que se suponía iba a ser la vía de acceso rápida para los pacientes.

Exportaciones

La mayor parte del entusiasmo de la industria en Colombia está centrado en la posibilidad de exportar. Y las primeras exportaciones a Estados Unidos, Reino Unido, Suiza y Sudáfrica ya fueron realizadas con éxito.

Pero hasta el momento todas estas ventas han sido de CBD. Aún no se han realizado exportaciones comerciales de cannabis con contenido significativo de THC para distribuir como productos medicinales. Para ello, una de las mayores dificultades es cumplir con los requisitos sanitarios del país de destino y las exigencias del cliente importador, lo cual generalmente va acompañado de mayores márgenes que para los productos de CBD.

Hoy en día, Alemania es el principal importador de cannabis medicinal del mundo. Pero entre otros requisitos, exige tener certificación de buenas prácticas de manufactura de la Unión Europea, algo que a la fecha ningún productor colombiano ha logrado.

Cada vez más países del mundo quieren exportar y Colombia para el mercado europeo está compitiendo con países de la Unión Europea como Portugal o Grecia donde los costos de producción no son mucho más altos.

Todo indica que las exportaciones de CBD como suplemento alimenticio a los países donde está permitido seguirán aumentando. Pero para no perder la oportunidad de exportar cannabis medicinal, las empresas colombianas deben encarar con seriedad los requerimientos de producción de nivel farmacéutico exigidos por el principal importador del mundo. Asimismo, el gobierno debe asignar las cuotas de producción y facilitar los demás requisitos regulatorios.