Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hace unos meses la Fundación para el Desarrollo de Cannabis en Europa (Eurofucann, reportó que en países latinos como Colombia y Perú, el año pasado cada uno dejó de recibir inversión extranjera de por lo menos US$300 millones, ya que las empresas que trabajan con el cannabis medicinal tienen problemas en la relación con entidades financieras no solo para pedir créditos, sino para guardar los dineros que se mueven.

A nivel local, entre 2017 y 2018 creció 34% el número de empresas con licencia para la explotación de la planta (y hoy va en 94 entidades con el permiso), pero siguen siendo pocos actores del sector financiero los que dan luz verde a las inversiones de este sector.

¿Pero por qué una empresa con licencia tiene problemas con un banco para tener productos financieros? Aparentemente el tema no es solo en Colombia, sino a nivel global. En Estados Unidos como no es legal federalmente sí hay ciertos problemas para utilizar el sistema financiero, al ser ‘ilegal’ no se presta, en Canadá y otros países donde es totalmente legalizada ya no hay inconvenientes.

Por estos temas regulatorios los bancos extranjeros no les prestan servicios a las entidades financieras colombianas, si tienen relación con productos alrededor del cannabis.

Eurofucann detalló que hoy para que una empresa inicie los trabajos de explotación de cannabis, las inversiones promedio en investigación requieren de mínimo US$30.000, pero incluso productores en Colombia hablan desde más de US$1 millón. Y este dinero aunque para muchas compañías no puede ser mucho, el capital hace parte de inversiones que llegan de lugares como Canadá a países productores como Colombia, entonces, por la situación actual se pueden demorar estos dineros y congelar los procesos.

Mientras sigan los problemas en el sector financiero, será difícil que esta industria crezca sólidamente.