Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Fue en total casi un año desde que quedó publicado en el Plan de Desarrollo la creación de una bolsa para cubrir necesidades de los cafeteros. Hasta hace muy poco, el Gobierno Nacional oficializó la reglamentación del ya bautizado Fondo de Estabilización de Precios del Café.

Mientras en Bogotá, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla daba las últimas firmas para entregarle los documentos de ejecución al gerente de la Federación Nacional d Cafeteros de Colombia (Fedecafé), Roberto Vélez; en las zonas productores los pequeños caficultores fueron quienes más esperaban la noticia por el pánico que ha generado una posible caída de los precios en la Bolsa de Nueva York después de marzo.

Aunque muchos hasta ahora están entendiendo cómo se van a beneficiar, y de hecho es tarea de los comités regionales seguir con la tarea de pedagogía, este fondo es una bolsa que empieza con casi $220.000 millones y pretende que esos recursos se vayan a cubrir los gastos de producción de los cafeteros cuando el precio internacional bajo.

Hay que recordar que el costo de producir un saco de café es de $720.000. Con base en esto, aunque en febrero la carga se estaba pagando con picos por encima de $900.000, esto fue producto de que en Wall Street la libra estaba entre ese nivel de US$1 o menos; así que cuando ese valor de referencia baje, será el momento para activar el nuevo fondo.

Incluso, en marzo del año pasado, el precio interno de la carga había tocado niveles hasta por debajo de $700.000, razón por las que desde la Fedecafé se hizo un llamado a reglamentar el nuevo fondo.

Por lo pronto, lo más difícil ya pasó y fue reglamentar el Fondo. Ya quedó decretado por el Gobierno que esta bolsa se alimentará del presupuesto nacional, regalías y de la propia Fedecafé. Así las cosas, el balón está en la cancha del gremio para que los productores entiendan cómo acceder.