Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En el 2015 las Naciones Unidas se comprometió con la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con el apoyo de los líderes mundiales, gobiernos, y entidades No gubernamentales. Los “ciudadanos de a pie”, conocidos como la sociedad civil, somos los protagonistas de la implementación, y tenemos la obligación de saber qué son para poder salvar el mundo con los 17 objetivos para el 2030.

Cuando me tomé la molestia de investigar sobre los ODS me di cuenta que tengo la obligación moral de aportar mi grano de arena aplicando la máxima del Jogui Bhajan que plantea: “para aprender, lee. Para saber, escribe. Para dominar, enseña”.

Muchos han satanizado la pandemia que estamos viviendo, y para mi fue una maravilla ya que la inteligencia creadora nos mando un mensaje muy potente para que paráramos un momento a reflexionar sobre lo que estaba pasando en el mundo, y cómo podemos ayudar a cambiar lo que esta pasando desde nuestras fortalezas.

Los 17 objetivos están concatenados unos con otros, y unos de los mejores ejemplos son el dos y el 11: hambre cero vs ciudades y comunidades sostenibles. Es acá donde el campo y la agricultura son claves para salvar el mundo; me pregunto ¿Cómo evitar que las Urbes sigan creciendo, y la migración del campo a las ciudades no sea un aspiracional?

Según un informe de 2019 de la Coalición para la Transición Urbana, se invertirán US$24 billones para el 2050 reduciendo así las emisiones de carbono en las ciudades en 90%. Igual monto o mayor se debe invertir en el campo, en educación e infraestructura para que las personas que hoy viven ahí tengan un trabajo decente, acabemos con la pobreza, exista salud y bienestar, el agua sea limpia, tengamos acceso a energía no contaminante, seamos mas equitativos, entre muchos mas.

Rescatar el respeto y amor por el campo son muy importantes para que podamos cumplir con estos dos objetivos (dos y 11) y así poder sembrar alimentos saludables en las cantidades necesarias, pero especialmente asequibles a los que tanto lo necesitan.

No se en que momento ser campesino dejo de ser importante o donde se nos olvido que según la pirámide de Maslow las necesidades básicas inician con la alimentación y hoy estamos jugando con la cuchara.

Tenemos la obligación de comprometernos con la implementación de los ODS y cada uno puede aportar un grano de arena. Incluso en la pagina de la ONU existe una campaña que invita a que seamos el cambio, existe una ‘guía de los Vagos para salvar el mundo’.

Podemos iniciar desde actividades muy básicas como cuidar los alimentos, planear que vamos escoger para comer, no desperdiciar y apoyar a los campesinos demostrándole a ellos lo valiosos que son.

Los campesinos son y serán los que nos salvarán de una hambruna y como tal tenemos la obligación de ayudar con inversión desde las fortalezas que cada uno aporta para que ellos no quieran migrar a las ciudades, y se sientan a gusto en su espacio, sabiendo que el campo es la principal fuente de supervivencia por el momento.

Por mi lado ya estoy leyendo, escribiendo y a partir de hoy enseñar la importancia que tienes los ODS. ¿Tu con que te comprometes?