Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Estos días que vienen, vuelven a ser clave para las flores de Colombia. Mientras en muchos países las personas se preparan para elegir algún regalo para sus madres el próximo 12 de mayo, o también, otros se dedican a pensar en el restaurante al que deberían llevarla para celebrar la fecha, la gran mayoría tiene en cuenta que entregar un ramo de flores es una opción.

En promedio, desde 2015 se vendieron 2.100 millones de tallos al exterior, es decir que se comercializaron cerca de 700 millones de tallos en cada fecha, de los cuales 586 millones fueron a Estados Unidos. Gracias a estas cifras, el sector sabe que entre 15% y 20% de los negocios del año, dependen de las personas que buscan una flor para llevar a mamá.

Según los registros de la actividad, en Colombia, hay más de 1.400 variedades de flores que se cultivan en nuestros campos, y sin duda la rosa sigue con la corona de la más buscada. Por ejemplo, entre 2017 y 2018, más de 20% del total correspondieron a rosas y de cerca aparecen los claveles con rangos entre 14% y 17%.

Más allá de los números, que sin duda son impresionantes, porque el sector floricultor viene creciendo año a año por encima de 5% (debido a fechas como el del día de la madre), pocas veces las personas piensan de dónde vienen las flores, y no es solo decir cuál es el origen del cultivo sino a quién se le debe las gracias por el trabajo hecho.

La respuesta se calcula en más de 3.000 mujeres que intervienen en las cadenas de producción de las flores que o bien se venden en el país y en el extranjero, y por lo menos 85% son madres. Mientras ellas se encargan de revisar que no hayan espinas que puedan hacerle daño a una persona, o que todos los pétalos estén perfectos y no se maltraten con los envíos, pocas veces se les agradece por este esfuerzo. Aplaudir su deber es clave, pues gracias a ellas, hoy este producto es una carta de presentación colombiana.