Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una de las palabras con las que asociamos esta época de confinamiento es protección. Desde el primer momento en que la pandemia inició, los Gobiernos y las empresas idearon métodos para cuidar las organizaciones, el empleo, la salud y en general, el músculo productivo del país. Sin embargo en territorios como Colombia, la protección inicia en el campo.

Nuestra economía depende de este sector. Por ello, los agricultores, sin importar las circunstancias ni las barreras, deben proteger los altos niveles de producción en los cultivos bajo los mismos estándares de calidad, sin sacrificar los márgenes de rentabilidad. Todo un reto para un agro que aún enfrenta varios desafíos, uno de ellos, su tecnificación.

A pesar de esto, tenemos un panorama muy prometedor. El país cuenta con la infraestructura, el equipo y las ideas innovadoras para implementar soluciones basadas en tecnología que aceleren el crecimiento del campo. Lo que sin duda se debe seguir promoviendo son espacios en los que dichas iniciativas digitales tomen forma y se cimienten en una base sólida y estructurada que extraiga el ‘máximo posible’. Algo en lo que el mundo está apostando todas sus cartas. Una de las alternativas que existe hoy en nuestro país y que desde Basf hemos consolidado desde 2016 es Agrostart.

Esta plataforma impulsa e incentiva startups enfocadas a innovar para el campo en Latinoamérica. Durante estos días lanzamos nuestra convocatoria para que emprendimientos tecnológicos de Colombia y la región se postulen y obtengan apoyo por parte de la multinacional. Estamos invitando a todos a ser descubiertos y a trabajar para hacer crecer las ideas innovadoras y sostenibles que apuesten por el campo y aceleren la adopción de nuevas prácticas tecnológicas en pro de la productividad y eficiencia.

Las propuestas seleccionadas tendrán la posibilidad de acceder a mercado en diferentes regiones de Colombia, Ecuador, Perú y Chile; obtener mentoría experta, validación de soluciones, aceleración interna para co-crear modelos de acceso al mercado, y hasta la posibilidad de acceder a inversión por parte del Basf Venture Capital.

Iniciativas como Agrostart son respuesta contundente a nuestra visión de campo, en la que el rastrillo y el azadón no son las únicas herramientas disponibles y necesarias para labrar la tierra. Tecnología satelital, drones, aplicaciones, plataformas y sensores son algunos ejemplos que evidencian cómo es posible fortalecer la agricultura, hacerla sostenible y lograr una toma de decisiones más efectiva.

No olvidemos que, además de lograr mayor productividad, este tipo de emprendimientos generan en el país alrededor de 8.000 empleos, según cifras del más reciente estudio de iNNpulsa y la Universidad Nacional.

Quiero invitar a todos aquellos que tengan ideas o proyectos que aumenten la competitividad de los negocios del agro y ayuden a la cadena agrícola colombiana en desafíos como el diagnóstico de plagas y enfermedades, la gestión de la brecha de productividad, el monitoreo eficiente de cultivos, la gestión de aplicación de productos, la cadena de suministro y logística, entre otros, a que se sumen a y participen de nuestro llamado de Agrostart.