La educación financiera es uno de los pilares fundamentales para lograr el desarrollo sostenido y equitativo del campo. Es por esto que varias instituciones financieras como el Banco Agrario y Bancolombia apuestan por estrategias que brinden conocimientos a los campesinos en esta materia.

En el caso del Banco Agrario, durante 2017 capacitaron a 833.731 colombianos y la meta para este 2018 es educar a 630.000 más. Esta entidad tiene varios programas que se diseñan dependiendo en la región que se dicten, pero tienen como base fundamental diez temas: ahorro, presupuesto, crédito, sistema financiero, matemáticas financieras, derechos y deberes, canales de atención, recomendaciones de seguridad en los canales, seguros, impuestos y pensiones.

Rubén Darío Pinto, gerente de servicio al cliente y encargado del programa de Educación Económica y Financiera, indicó que hay mucho desconocimiento sobre cómo funcionan los productos de captación y de colocación. Igualmente, señaló que a los productores agropecuarios se les dificulta construir un modelo de costos de producción de sus actividades.

Por su parte, Bancolombia el año pasado culminó el proyecto de implementación de cultura financiera en 16 municipios rurales de Colombia (en compañía del BID). El proyecto duró cuatro años y tuvo diferentes etapas: se investigaron las necesidades de la población y los ciclos del efectivo en estos lugares y luego se planteó un modelo de cultura financiera con gestiones desde lo social, lo educativo y la sostenibilidad.

Según Myriam Botero Wickmann, gerente de crecimiento y usabilidad en inclusión financiera de Bancolombia, llegar a las personas, una a una, es una labor muy lenta que no genera los impactos esperados. Las grandes oportunidades se dan en cómo enseñarle a campesinos y sus empresas sobre educación financiera a través de las facilidades que la tecnología puede brindar.

Más de 2.000 personas fueron capacitadas y se abrieron más de 30.000 cuentas Ahorro a la Mano como parte del proyecto sobre implementación de cultura financiera, donde Bancolombia y el BID invirtieron US$1,7 millones.

Principales falencias de la educación financiera 

De acuerdo con las entidades consultadas por Agronegocios, una de las principales falencias en los campesinos es que son extractivos, no ahorran. Apenas reciben los recursos los sacan de la cuenta. Adicionalmente, no tienen muchas veces claro lo que les implica no pagar sus obligaciones financieras. Una manera de lograr que las personas se capaciten es a través de la tecnología. También se les dificulta construir un modelo de costos de producción de sus actividades.

LOS CONTRASTES

  • Rúben Dario Pinto gerente de servicio al cliente de Banco Agrario

    "La educación financiera es importante porque desarrollamos conocimientos, actitudes y comportamientos para la toma de decisiones”.