Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La extensión rural es una pieza clave para alcanzar nuestro gran objetivo de generar calidad de vida y desarrollo rural en el campo y en las comunidades cafeteras, como elemento clave de sostenibilidad y desarrollo.

Debo reconocer que estoy asombrado por la gran capacidad creativa, técnica y el gran compromiso con la institucionalidad cafetera de este muy especial grupo de mujeres y hombres que aman lo que hacen.

Lo que más me llama la atención es esa pasión que demuestran al momento de ejecutar todas las actividades. Es que el reto es muy grande; ya son 88 años de historia cafetera colombiana, de trabajo conjunto con las familias productoras del grano, con todas las personas y entidades que intervienen en la cadena productiva de café.

¿Por qué esa dedicación y ese esfuerzo? porque cada día debemos ser más competitivos y sostenibles y debemos trabajar más unidos para alcanzar objetivos comunes. Porque debemos estar mejor informados y contarle a Colombia y al mundo la realidad de lo mucho que hemos logrado, y los retos que aún tenemos por delante. Y porque el café es el más importante renglón de nuestra economía rural, porque Colombia es café, el mejor café.

He tenido la fortuna de recorrer toda la geografía colombiana y soy testigo del trabajo en equipo, la unión, el gana-gana con que trabajan las familias cafeteras y los extensionistas. Es que nosotros vamos a las fincas, estén donde estén, cerca o lejos, y como se dice popularmente “llueva, truene o relampaguee allí llegamos”.

Y precisamente es por esta razón que la capacitación y la educación de caficultores y extensionistas son elementos clave para alcanzar el futuro deseado no solo de nosotros, sino de la sociedad rural en general.El extensionista se capacita y comunica, lleva los conocimientos a las familias cafeteras y campesinas, quienes también se capacitan y esto hace que cada vez en Colombia cultivemos el café con calidad sostenible, con productividad, en equilibrio con el medio ambiente, con responsabilidad social, con presente y futuro.

A un país sin educación se le va a hacer más difícil su desarrollo. Es por esta razón que los invito a que cada día estudiemos más, que nos capacitemos, que estemos enterados con fuentes confiables de todo lo que pasa en nuestro país, en nuestros gremios y así todos podremos aportar al desarrollo de Colombia. Mi consejo de esta semana es: hay que vivir informado, hay que consultar al extensionista, hay que entender por qué se hace lo que la Federación sugiere, para que lo adoptemos y nos sirva en nuestra empresa cafetera.

También les cuento que el día anterior tuve la gran bendición de compartir con un muy especial grupo de caficultoras y caficultores que estaban en una gira de cuatro días, ellos vinieron del departamento del Huila y aquí en la Fundación Manuel Mejía, pudieron conocer más de la institucionalidad cafetera, Cenicafé, Buencafé Liofilizado de Colombia, la gestión empresarial, el Parque del Café y de todas las fortalezas y ventajas que tiene estar agremiados.

Eso sí, les puse una misión, que debían ser buenos vecinos; y con esto me refiero a que sean buenos comunicadores, amigos, etc. Que capaciten, comuniquen y eduquen todo lo aprendido aquí, al igual que hacemos los extensionistas de la Federación Nacional de Cafeteros, generando desarrollo y futuro, trabajando en equipo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.