Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Horacio Matarasso es el presidente de la Feria de Aves de Sudamérica, un evento que nació hace más de 10 años y que reúne a expertos de aviturismo de todo el mundo en un entorno académico y de campo.

Este año, la exhibición se realiza por primera vez en Manizales, para que los observadores aprecien una parte de las 1.921 especies de aves registradas localmente.

Matarasso admite que “Colombia es el país número uno en cuanto a la cantidad de especies de aves”, de las cuales 923 se centran en el departamento de Caldas, es decir casi 50%. De los pájaros inscritos que están en el Eje Cafetero, 22 son especies endémicas, es decir, propias del país y 34 aves son casi endémicas.

Esta es una receta ganadora para generar un destino turístico de talla mundial, pues hay 279.000 observadores potenciales que integran este mercado, cada uno dispuesto a pagar US$310 al día por un tour de aviturismo.

Además, entre binoculares, estadías de hotel, alimentación, alquiler de autos y los recorridos, este segmento le está dejando a Colombia US$9 millones de utilidades al año.  Mientras que, en el mundo, el gasto anual relacionado con observación silvestre es de US$17 billones.

“El aviturismo en Colombia está creciendo de una manera fabulosa. Por supuesto ha habido mucho trabajo por parte del país, lo noto porque han tenido que arreglar primero el tema de inseguridad con la guerrilla, y el proceso de paz ha sido clave para que convocara más observadores de todo el mundo” aseguró Matarasso.

Traer la feria a Colombia fue el resultado de varios años de trabajo. Sin embargo, solo hasta 2017 Manizales se pudo postular como sede del evento. La inversión en la realización del mismo asciende a $1.000 millones, pero se espera que las 1.000 personas que lo visitan le generen a la ciudad $2.000 millones.

Según Mónica Londoño, directora de Cotelco Caldas, el departamento cuenta con 25 rutas turísticas de las cuales 18 van a ser visitadas por los asistentes de la feria. “Actualmente, tenemos la conexión con la Ruta de los Andes Centrales que son Quindío, Risaralda y Caldas que conecta otras cuatro rutas muy fuertes que están creadas con productos turísticos de manera que podemos entregar varios paquetes internacionales.

“El poder tener un evento de estos nos posiciona en dos formas, primero, que cuando tú eres elegido tienes un potencial natural único; y dos, que tenemos la posibilidad de mostrar que estamos en capacidad de tener este tipo de congresos y convenciones, que muchas veces en Caldas se cree que no se puede hacer porque no tenemos un aeropuerto internacional en el sitio”, dice Londoño.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.