Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A media que los cafetales envejecen las plantas disminuyen su capacidad productiva, siendo necesario su renovación. La zoca es una práctica importante para mantener la productividad de la finca, además se considera como una labor de menor costo comparada con la renovación por siembra.

De acuerdo a la investigación realizada por Cenicafe, la renovación de cafetales produce nuevas ramas, incrementa el número de nudos y aumenta la producción. En Colombia se pueden implementar diferentes tipos de zoca o podas, entre las cuales tenemos las siguientes alternativas:

Zoca común o tradicional

En este tipo de renovación el corte del tallo se hace a 30 centímetros sobre el suelo.

Este sistema garantiza la recuperación de la producción y la duración de los ciclos de producción de cuatro a cinco cosechas. Permite recuperar los sitios perdidos a partir de las resiembras.

También permite establecer cultivos intercalados, como fríjol y maíz, durante el primer año de crecimiento de la plantación.

Cabe recordar que se recomienda como alternativa para mantener estable la duración de los ciclos de producción.

Facilita el incremento de la densidad de tallos cuando se tienen distancias de siembra amplias, dejando dos chupones por sitio o intercalando dentro del surco un sitio con uno y otro con dos chupones.

Poda pulmón

Consiste en realizar el corte del tallo principal a 60 centímetros sobre el suelo, dejando las ramas bajeras completas o podadas parcialmente con longitudes entre 20 a 40 centímetros.

También se debe tener en cuenta que la duración del ciclo productivo de la poda pulmón es de máximo dos cosechas, así se evita incurrir en mayores costos de producción asociados al manejo de la broca y a la recolección.

Este tipo de poda con ciclos de corta duración es una alternativa temporal, ya que se implementa con el objetivo de ordenar la estructura de edad de los lotes de la finca.

Cuando finalice el ciclo, las plantas se deben renovar por zoca común, seleccionando uno o dos tallos por sitio para mantener la densidad adecuada.

Poda calavera

Consiste en eliminar parcialmente las ramas primarias del tallo y dejar que se desarrollen a lo largo del mismo con brotes (chupones) o ramas secundarias. En esta poda, el tallo se descopa a una altura de 180 centímetros y se dejan ramas con 10 centímetros de longitud aproximadamente.

Tenga en cuenta que la poda calavera permite estabilizar la producción cuando un alto número de lotes de la finca han envejecido.

Debido al alto número de chupones que se forman, la duración del ciclo productivo se reduce a dos cosechas. Una vez el ciclo ha finalizado, las plantas deben renovarse por zoca común. Esta poda es una alternativa temporal para ordenar la edad de los lotes en el café de la finca o granja.

Independiente de la zoca o poda que vaya a utilizar, es importante recordar que la plantación debe estar en variedades resistentes a la roya del cafeto (Castillo, Cenicafe 1 o Tabi). Además, esta labor se debe realizar en época seca y después de finalizar la recolección de la cosecha principal de la zona.

Con plantaciones jóvenes y un oportuno manejo agronómico, renovando los cafetales por zoca común o mediante podas parciales como la pulmón y la calavera, se mantienen altos niveles de producción, aportando a la rentabilidad de las familias caficultoras colombianas. Aproveche las ventajas de una caficultura joven, no permita que sus cafetales envejezcan.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.