Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia tiene una gran ventaja desde el punto de vista comercial ya que durante todo el año tiene café fresco para ofrecer al mercado. Esto debido a que, dependiendo de la zona del país, se presenta la cosecha principal en el primer semestre, otra en el segundo semestre y en otras zonas se reparte en ambos. Esto lo define básicamente el clima que se presenta en cada región, el cual también define las labores a hacer y el momento adecuado en que deben hacerse. Para aquellas regiones que tienen cosecha principal en el primer semestre y para aquellas que se reparte en ambos, es el momento indicado para hacer los germinadores de café para las renovaciones por siembra y por zoca.

Una de las labores que determina en gran medida la productividad del sistema de producción es la renovación, manteniendo los árboles jóvenes y productivos. Esta es una decisión en la cual no nos podemos equivocar puesto que los catetos al envejecer son menos productivos, la recolección se torna más compleja y se incrementa la broca, entre otros problemas. Teniendo en cuenta esto, les recomiendo:

Planeación de la siembra:

Al cultivo del café le podemos manejar la variedad a sembrar, la distancia de siembra, la luminosidad, etc. pero el manejo del clima no está en nuestras manos, razón por la cual debemos conocerlo y adaptar nuestro sistema de producción café a él. El clima es el que determina factores claves como la floración, la cosecha, las épocas de renovación por siembra y por zoca. Conociendo y apuntando las fechas de las floraciones conocemos cuando será la cosecha y cuando hacer otras actividades como la construcción del germinador.

En el avance técnico número 465 de Cenicafé “Épocas recomendadas para la siembra del café en Colombia”, encontramos información climática en cuanto a la cantidad y distribución de la lluvia regional, siendo esta la base para la toma de decisiones como la siembra del café, la cual dependiendo de la precipitación de la zona se recomienda hacer en el mes de septiembre y en otras en el mes de octubre, cuando normalmente se presenta el inicio de lluvias garantizando que el suelo tenga las condiciones de humedad adecuadas y con suficiente almacenamiento para asegurar el establecimiento de las plantas en campo.

Independiente del mes recomendado para la siembra debemos asegurar tener el colino de excelente calidad y listo para sembrar, por esto es tan importante hacer el germinador ya.

Germinador:

Se debe construir ocho meses antes de la siembra de acuerdo a la época recomendada por Cenicafé para su zona. El germinador se debe hacer levantar del piso 40 centímetros, utilizando arena de río lavada. Para su desinfección y protección contra la enfermedad conocida como volcamiento, mal del talluelo o damping-off causado por el hongo Rhizoctonia solani, contamos con dos opciones de manejo:

• Químico: fungicida con ingrediente activo Tiabendazol, utilizando 10 centímetros cúbicos en dos litros de agua por metro cuadrado de germinador.

• Biológico: hongo Trichoderma harzianum utilizando 10 gramos por litro de agua por metro cuadrado de germinador.

Semilla certificada:

Al utilizar semilla certificada, está asegurando la variabilidad genética para la cual fue desarrollada por Cenicafé, nos garantiza su resistencia durable a la roya, su productividad y su perfil de taza conservando las características del café colombiano. Además, garantizamos su porcentaje de germinación, su viabilidad, pero sobre todo que la semilla que estemos utilizando si sea de la variedad que es, en nuestro caso semilla entregada por la Federación de Cafeteros, variedad Castillo general, regional y zonal, Cenicafé 1 y Tabi. Puede adquirirla a través de los Comités Departamentales de Cafeteros y los almacenes del café.

Almácigo:

Es necesario aclarar que el tamaño de bolsa a utilizar también me define el momento preciso de construir el germinador. La investigación nos ha demostrado que lo mejor es utilizar la bolsa 17 centímetros por 23 centímetros, la que conocemos como la bolsa de dos kilos. Esta bolsa nos garantiza un desarrollo normal de las raíces y en caso de presentarse alguna dificultad, la planta puede resistir algún tiempo sin afectar su calidad y su desarrollo radicular. Al utilizar esta bolsa debemos construir el germinador ocho meses antes de su siembra.

En el mercado existen varios tamaños de bolsa, una de las más utilizadas es la bolsa 14 centímetros por 19 centímetros, conocida como la bolsa de un kilogramo. Si usted decide utilizar esta bolsa, debe tener en cuenta que la planta puede estar máximo cuatro meses embolsada y debe construir el germinador seis meses antes.

Recuerde que debe contar con colinos para hacer las resiembras en la renovación por zoca y evitar sitios perdidos y reducción en la productividad.

Si el germinador falla se atrasa la época de la siembra pudiendo perder una cosecha o una traviesa y se puede poner en riesgo el normal desarrollo del colino. Si por alguna razón debe comprar el colino, verifique que sea de origen conocido, que el lugar donde lo va a adquirir este certificado por el Sena y registrado ante el ICA.

Asegúrese que el colino sea de excelente calidad, que esté libre de plagas y enfermedades y en estado óptimo para la siembra.
Recuerde, con más agronomía, más productividad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.