Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Desde su llegada a Colombia, la multinacional Dole Food Company ha tenido gran impacto sobre los pequeños, medianos y grandes agricultores de la región, a través de la producción de  frutas y hortalizas de cuarta gama, productos saneados, picados, empacados y de alta durabilidad, listos para el consumo directo. 

Es por ello  que, Dole continúa apostándole al agro colombiano. Hace unos días, abrió las puertas para que conocieran  su nueva  planta en Madrid, Cundinamarca, la más innovadora del mundo en materia de tecnología y procesos de calidad. Con una inversión de US$28 millones, la empresa líder  en el mercado de perecederos puede llegar a procesar hasta 50 toneladas diarias de vegetales y tubérculos de cuarta gama. 

En Dole la mayoría de los cultivos están ubicados en la Sabana de Bogotá, donde han creado alianzas con agricultores locales, garantizando la calidad del agua que suministra de pozos. Estos agricultores implementan cultivos a campo abierto, expuestos al sol y la lluvia por lo que practican la rotación de cultivos, para cuidar la salud de la tierra.

Cabe mencionar que, lo más característico de los cultivos a campo abierto es el color que le da a los vegetales, el color es más fuerte y da mejores resultados para ensaladas frescas y saludables.

“La rotación es un procedimiento obligatorio dentro de las buenas practicas agrícolas y tiene como principal objetivo minimizar el impacto de plagas y enfermedades que afectan la siembra y también, hacer un uso racional de los suelos en aras de su conservación. Tenemos la gran ventaja de tener diversas hortalizas dentro de nuestro portafolio y esto nos permite rotar los productos entre nuestros proveedores”, explicó Ramiro Sánchez Villalba, Jefe de Agricultura de Dole. 

Por ejemplo, se siembra lechugas en un ciclo y en el siguiente siembran apio, también, pueden rotar  espinacas con zanahoria o papa, con lo que el agricultor también diversifica su negocio.

Respecto al trabajo conjunto que realiza la empresa con los agricultores,  Sánchez, indicó que, “contactamos agricultores en la sabana de Bogotá o su periferia  que tengan agua limpia para regar los cultivos, luego definimos la especie de hortaliza y el volumen a sembrar”. 

“El precio de compra se acuerda, también, las condiciones de calidad; se brinda capacitación sobre buenas practicas agrícolas, manejo y transporte de alimentos y acompañamiento técnico durante todo el proceso de producción, incluyendo capacitación sobre la cosecha”.

Por el desarrollo sostenible del agro 

Dole cuenta con la empresa de ingeniería Control Ambiental de Colombia dedicada al tratamiento y aprovechamiento de residuos y subproductos orgánicos, ellos se encargan de hacer el compost que finalmente irá como abono a sus cultivos. 

Las opiniones

Ramiro Sánchez Villalba
Jefe de Agricultura de Dole 
“La apuesta de Dole para obtener productos de calidad está en la asesoría y acompañamiento permanente a los agricultores”.

Santiago Sáenz
Doctor Facultad Ciencias Agropecuarias Universidad de la Salle 
“El aprovechamiento de los recursos naturales y la intensificación de la agricultura sostenible es lo que optimizarían los cultivos a campo abierto”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.