Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Independiente de nuestras creencias políticas o religiosas, de nuestro color de piel o posición social, raza, sexo o condición económica, el agua nos une a todos, pero es bueno recordar que todos necesitamos de ella y es nuestra responsabilidad su cuidado, uso eficiente y la reducción de su contaminación.

Desde la caficultura y sector rural en general, emprendemos acciones para su conservación y buen uso. Todas esas pequeñas acciones que contribuyen a su cuidado, pero en el caso específico del café podemos hacer un poco más para evitar que durante el proceso del beneficio se genere contaminación de las fuentes hídricas, ya que el café colombiano lleva implícita la característica de calidad, utilizando agua para su beneficio, lo que conocemos como cafés suaves lavados. 

Hoy celebramos el Día Mundial del Agua, pero ¿Por qué un día de celebración si diariamente necesitamos este líquido vital? ¿Estamos haciendo lo necesario para su conservación? ¿Cuántos árboles ha sembrado usted en las microcuencas? 

Podemos hacer más para su cuidado y conservación teniendo en cuenta que en la etapa del beneficio del café, se puede generar la mayor contaminación hídrica aplicando estas recomendaciones.

Despulpe sin agua

Aunque la mayoría de las familias caficultoras de Colombia lo hacemos, es bueno recordar que al despulpar y transportar la pulpa sin agua hasta una fosa techada, se evita 74% de la contaminación potencial de los recursos hídricos por causa de los subproductos del proceso de beneficio, sin afectar el funcionamiento de la máquina despulpadora ni la calidad del café.

La pulpa sin agua se descompone más rápidamente y puede aprovecharse para el cultivo de hongos comestibles y medicinales, para la producción de abono orgánico o de bioenergía. Mejor dicho, botar la pulpa o no procesarla para aprovecharla, es un gravísimo error desde cualquier punto de vista.

Construcción de una fosa techada para almacenar y procesar la pulpa

La pulpa y el mucílago representan 100% de los residuos que se generan durante el proceso de beneficio húmedo de café. La sola construcción de una fosa techada para la descomposición de la pulpa evita 74% de la contaminación hídrica, si el transporte de la pulpa se realiza por gravedad o mecánicamente, sin la utilización de agua. 

Transformación de la pulpa en abono orgánico mediante un compostaje o lombricompostaje bajo techo

El lombricompostaje de la pulpa de café es una práctica sencilla para el aprovechamiento eficiente de la pulpa, dado que acelera su proceso de transformación, disminuye la mano de obra y mejora los rendimientos del abono orgánico obtenido. 

Si no se dispone de lombrices, puede realizarse la transformación de la pulpa mediante volteos periódicos, eso sí, en una fosa techada para evitar que las aguas lluvias lixivien los componentes de la pulpa, los cuales pueden ocasionar impactos negativos en el ecosistema.

Racionalización en el consumo de agua en el desmucilaginado, lavado y clasificado del café y en la limpieza del beneficiadero

El uso racional del agua en el desmucilaginado natural o mecánico y lavado del café, permite reducir el volumen y aumentar la concentración de la contaminación orgánica en los residuos líquidos producidos, lo que ha hecho más económico su tratamiento biológico.

Cuando la eliminación del mucílago se realiza por fermentación natural, el uso eficiente y racional del agua durante el lavado del café permite reducir 80% del consumo de la misma, empleando la práctica de realizar enjuagues para lavar el café dentro de los tanques de fermentación, lo que conocemos como la tecnología del Tanque Tina.

Transformar el café cereza en café pergamino seco, conservando la calidad exigida por las normas de comercialización, evitando pérdidas del producto y eliminando procesos innecesarios, son acciones fundamentales para lograr el aprovechamiento de los subproductos, lo cual representa mayor ingreso económico para el caficultor y mínima alteración del agua estrictamente necesaria en el beneficio.

La invitación es a que más que celebrar el Día Mundial del Agua, todos, absolutamente todos los seres humanos, ‘hagamos’ más para el cuidado del agua, para aprovecharla eficientemente, para reducir la contaminación, para que sembremos árboles en las microcuencas y que en todo lo que hagamos, practiquemos el uso racional de este recurso. El agua es vida!

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.