Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hablar de Colombia es hablar de un país con un gran potencial en diversos ámbitos económicos y el sector ganadero no es la excepción. Según el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), la población bovina en el país está constituida por 22.689.420 animales, una cifra que puede considerarse positiva. Sin embargo, los que hacemos parte de este sector sabemos que podría ser mucho mejor.

Hay tres factores que son fundamentales para dar un paso adelante en materia de ganadería: la nutrición, la genética y la reproducción. 

Este último es un elemento vital porque de ésta depende que se logre una reposición de animales eficiente. En Colombia, es un hecho que por cada dos vacas se obtiene una cría cada año aproximadamente y una vaca puede demorar hasta cuatro meses en entrar nuevamente en fase reproductiva. En países líderes en temas de ganadería como Brasil o Estados Unidos, este tiempo disminuye a un máximo de tres meses. Mejorar esta estadística debe poder hacernos aún más competitivos en el mercado ganadero mundial. Lo interesante es que hay formas de lograrlo gracias a los que son hoy los tres mejores aliados de la reproducción: la biotecnología, la educación y el bienestar animal. 

Los avances en biotecnología de la reproducción ponen a disposición del ganadero un conjunto de herramientas enfocadas a controlar los ciclos reproductivos con el fin de aumentar las tasas de concepción. Existen soluciones hormonales, por ejemplo, que permiten la aceleración y maduración de los folículos, un incremento en la producción de progesterona y la sincronización de los ciclos de ovulación, entre otros beneficios. Esto se traduce en una mejora en los índices de fertilidad y concepción, un aumento en la tasa de preñez y un favorecimiento de la supervivencia embrionaria.

Por su parte, la educación de los veterinarios y ganaderos también es vital. Las soluciones reproductivas están al alcance de la mano, pero no todos las conocen y tampoco saben los grandes beneficios que pueden presentar para su hato. Invertir en la difusión y comprensión de conocimiento sobre la nueva generación de herramientas tecnológicas en materia de reproducción necesariamente implicará una modernización en la eficiencia del manejo del hato ganadero colombiano.

El bienestar animal también tiene una gran incidencia en los índices de reproducción. Un bovino estresado presenta aumento del cortisol, depresión del sistema inmune, pérdida de peso y se vuelve más susceptible a ciertas enfermedades. Así mismo, afecta notablemente su eficiencia reproductiva convirtiéndose en un obstáculo en el aumento de la población bovina. Garantizar su salud, buena nutrición, el espacio necesario para la interacción con otros animales del hato y un buen estado mental es un garante de su fertilidad.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Colombia está entre los primeros cinco países con más cabezas de ganado vacuno de Latinoamérica. Soy un convencido de que seguir escalando posiciones es posible porque soy testigo de que existen las condiciones y los recursos para hacerlo. 

Cuando un posible existe, el deber es volverlo realidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.