Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El Ministerio de Agricultura, en sus reportes agroclimáticos para la temporada abril-mayo, señaló que por condiciones como las variaciones en las temperaturas, y dificultades en el transporte por el Covid-19, los campesinos tenían que enfrentar retos de cara a la crisis.

Pequeños productores han sentido esta situación, y de hecho, desde América Natural hay seguimiento a por lo menos 2.000 toneladas que están represadas en sus campos de origen en la Costa Caribe, por la crisis actual; y más de 3.000 en fincas del Valle del Cauca, entre otros departamentos. Esta situación ha llevado a que campesinos que viven del día a día, con la venta de sus productos agropecuarios se vean perjudicados.

Pensando en esto, empresarios como el COO de Tecnoglass, Christian Daes, y el abogado Abelardo De La Espriella, lideran un proyecto llamado ‘Cosecha Solidaria’.

El programa tiene un objetivo claro: comprar directamente a esos campesinos que tienen riesgo de perder sus cosechas, para luego, sumar diferentes productos que más adelante se convierten en mercados que se distribuyen entre poblaciones vulnerables. El avance se ve a tal punto que son 3.800 familias las que recibieron las ayudas.

“Nosotros empezamos con Atlántico y Córdoba, la idea es seguir haciéndolo en otras regiones del país. Tenemos pensado hacerlo en Antioquia. Se compra los productos básicos de la dieta elemental de la gente, en el caso de departamentos de Atlántico y Córdoba, como yuca, ñame, plátano, arroz y producción de panela porque consideramos que con esos cinco elementos la gente puede tratar de superar el hambre, si bien no es un mercado completo, estos elementos pueden ayudar en momentos de tanta necesidad y de desabastecimiento, no dejamos que se pierdan las cosechas en los campos, y ayudamos a personas en las ciudades”, explicó De La Espriella, director general de De La Espriella Lawyers Enterprise.

Precisamente, el abogado agregó que según los últimos registros de las compras que se hicieron en algunas zonas para los últimos días, fueron más de 50 toneladas en yuca, 30 más para ñame, 10 en arroz, y 10.000 panelas artesanales.

La iniciativa busca que con recursos propios de quienes la lideran se pueda atender una cadena completa para ayudar a diferentes personas. “Por ejemplo, está bien que se compre un mercado y se lleve a quienes lo están necesitando pero aquí estamos buscando que ser más amplios, por eso se le está ayudando al campesino que tiene su cosecha represada, y luego a quien recibe los alimentos”, indicó.

Transporte
Usando sus propios recursos, los empresarios, y hasta con ayuda de las Fuerzas Militares, han logrado llevar el alimento a zonas alejadas que hoy pasan por dificultades para abastecerse.

“Además le hemos mandado a la mayoría de municipios del Atlántico, en coordinación con los alcaldes camiones cargados con yuca, patilla, etc. Hemos tratado de que la cosa funcione bastante bien y es tan bueno el ejercicio que se han subido de precio los artículos, porque ya a los campesinos no se les están perdiendo las cosechas. Por ejemplo, en Sucre ya hay escasez de yuca y de patilla, porque se pudo sacar toda esa cosecha que antes se perdía, ahora estamos intentando hacer el mismo ejercicio en el sur de Bolívar, de traernos mucha cosecha. Estamos intentando volver a repetirlo y seguirlo haciendo hasta que esta cuarentena termine. Hemos donado algo más de 40.000 mercados aparte, y más de 1.000 toneladas en yuca, ñame, y patilla”, destacó Daes.

LOS CONTRASTES

  • Christian DaesCOO de Tecnoglass

    “El problema hoy es si vamos a poder sobrevivir como nación, si vamos a tener el país al final de todo. Por eso hay que seguir ayudando desde donde sea posible”.


  • Abelardo De La EspriellaDir. en De La Espriella Lawyers Enterprise

    “Tenemos que meternos la mano al bolsillo para ayudar a quienes no tienen en este momento y devolver a la sociedad lo que nos ha dado como empresa y firma”.

Los intermediarios
Desde que empezó la crisis actual, quienes más han sacado provecho son los intermediarios, pues se han visto casos en los que sobre el precio final que compra un consumidor los productos agropecuarios, entre 40% y 60% se está quedando en manos de estas figuras, mientras que menos de 10% en quien cultivó esos alimentos.

Por eso mismo, ‘Cosecha Solidaria’ ha ido directamente a los pequeños productores para que no tengan que ver pérdidas como suele pasar con la intermediación.

Incluso, De La Espriella señaló que este proyecto debería sentar las bases y por lo menos la reflexión de que desde alguna política pública se debería revisar el daño que están haciendo los intermediarios a la economía de los campesinos.

Y no es para menos, América Natural también calcula que en medio de la crisis sanitaria por el Covid-19, en las grandes ciudades hubo un incremento en los precios al consumidor entre 100% y hasta 500% sobre la tarifa a la que se le pagó originalmente al productor.

Los ejemplos más claros de esto se vieron las primeras semanas del aislamiento entre los cultivos de papa para sus variedades sabaneras y criollas, lo mismo con otros tubérculos como la yuca, y en el sector de los arroceros y los cultivadores de frutas como aguacate.

El origen de la iniciativa y el futuro del proyecto de cara a la crisis actual
Daes recordó que ‘Cosecha Solidaria’ inició en el Atlántico luego de que empezaron a buscar productos para donar, y por sorpresa había precios muy bajos porque se estaba perdiendo la cosecha. Así que el proyecto que tuvo inicialmente éxito en esa zona, y especialmente en Barranquilla, fue la base para que esa iniciativa se hiciera a mayor escala por lo que se empezó a hacer lo mismo en el departamento de Córdoba. Ahora, esperan empezar a aplicar próximamente el modelo en Antioquia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.