Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Parece obvio decir que en el corazón de la paz está el diálogo. Parece un lugar común, una afirmación de orgullo. Pero no es así. Esta semana me quedó claro que no dialógamos, no con ese diálogo que necesitamos, no con el diálogo franco, enfático, sin prepotencias. Y no hablo del diálogo entre los contradictores, no hablo del diálogo entre los enemigos, habló del diálogo entre los que se supone están del mismo lado, de personas que representan instituciones consolidadas.

Parece haber un acuerdo nacional, soportado en cifras, estudios y misiones, en que la paz pasa por lo rural, por ponernos al día como nación frente a la deuda histórica que tenemos con esa Colombia profunda. Pero este acuerdo y la expectativa de recursos frente al posconflicto ha exacerbado la “creatividad”, todos, aún los que nunca se habían acercado a lo rural, hoy tienen especial interés en proponer desde los libros o la improvisación alternativas de salvamento.

Durante dos intensos días nos reunimos más de 300 personas representantes de instituciones públicas y privadas, de la academia y del sector productivo en el “ II foro latinoamericano de Extensión y Desarrollo Rural”, a pensar sobre el camino posible en este propósito renovado de posibilitar para nuestros campesinos una vida digna y para nuestros territorios mayor productividad. La gran conclusión es que tenemos poca escucha y no por una posición ideológica o política, más bien, por una incapacidad metodológica.

Nos reunimos los académicos a hablar del campo desde las teorías sin sujetos. Se reúnen los decisores de política pública a planear sin la academia y sin la participación de las comunidades. Las comunidades son bombardeadas con un sin número de ofertas que encarnan respuestas a preguntas que ellos no se han hecho. Es urgente saber cuáles son sus preguntas, es urgente saber cuáles son sus anhelos, su concepción sobre la dignidad y la paz.

Nos ocupamos en planear como mejorar la productividad con la idea de que más es mejor. Sin embargo, en este encuentro nos sorprendimos cuando uno de los campesinos participantes, un hombre sereno y sabio, se levantó y nos dijo: “ Es que yo no quiero ser un gran productor, ni siquiera un mediano, quiero seguir siendo un pequeño productor”. Que difícil desde nuestra mirada economicista y consumista entender que no siempre más es mejor.

Es urgente que nos escuchemos, pero no esporádicamente, es necesario que nos escuchemos sistemáticamente, para construir juntos, para dar respuestas a preguntas reales y sentidas, para reconocernos como coequiperos en este intento de soñar y construir un país en paz. En esta tarea las Instituciones Universitarias tienen una responsabilidad que no pueden evadir. Porque el problema es de innovación social, y esto no atañe sólo a las ciencias sociales, por el contrario todas las disciplinas deben visibilizar esta perspectiva para emprender el diálogo necesario desde las cosmovisiones de todos los actores implicados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.