Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La fuerte presión que está generando el avance en la implementación de los acuerdos comerciales en el país, particularmente el TLC con Estados Unidos, está llevando al sector productivo agropecuario a reflexionar sobre lo que realmente significa la palabra competitividad y a la búsqueda de estrategias que le permitan mantener el mercado local ante la arremetida de las materias primas agrícolas de origen foráneo.

 Para bien o para mal, las cifras hasta el momento son contundentes y desde la entrada en vigencia del TLC en mayo de 2012, los resultados han estado acompañados de disminuciones en las exportaciones dejando ver saldos negativos en la balanza comercial de bienes colombianos con Estados Unidos.

 Al margen del resultado comercial, que por cierto no es muy alentador, se nos viene presentado en distintos foros académicos y empresariales que el país requiere de una política agraria clara, capaz de encarar los nuevos retos del sector, que ofrezca garantías en la materialización de proyectos productivos de largo aliento con inversiones eficientes en tecnología e innovación.

El compromiso de los sectores público, privado y de quienes estamos relacionados de manera permanente con el agro, es conocer e implementar las últimas tecnologías, políticas, avances en investigación y las distintas herramientas que hacen competitivo el agro a nivel mundial. Al fin y al cabo, en un mercado abierto, lo que compite son los modelos de producción, los cuales de no ser equiparables conllevarán a la desaparición del menos eficiente.

 Estar a la vanguardia de los nuevos conocimientos resulta fundamental para la esencia de este negocio permitiendo identificar modelos productivos exitosos que podrían ser implementados en países como el nuestro, donde el potencial de suelos agrícolas es de aproximadamente 11,3 millones de hectáreas, pero que en la actualidad es aprovechado tan solo 35%, según datos de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra).

 Colombia es un país que está entrando en este despertar, el cual debe venir acompañado de espacios que permitan el acceso a este conocimiento y herramientas como son las ferias agrícolas dinámicas, vitales en los países líderes en la producción agrícola mundial.

 Desde hace 8 años el país cuenta con una de ellas, producto del esfuerzo del sector agrícola tolimense denominada Agroshow, feria que realiza Organización Pajonales S.A.S. en febrero, implementando un formato dinámico (al igual que las grandes ferias de Brasil, Argentina o EE.UU.), donde se pueden apreciar cultivos en proceso y maquinaria en operación demostrando que este tema no es un asunto exclusivo de los países desarrollados, pues nunca antes en Colombia se había logrado un evento de este formato el cual es muy exigente en la logística de realización.

Hay confianza que a través del conocimiento y el intercambio de experiencias se pueda contribuir a educar un sector que cada vez más cree en el relacionamiento continuo, en compartir ideas, en aprender y dejarse enseñar, participando en un modelo ferial distinto y animoso de prestar continuos servicios conforme a las necesidades que exige el mundo en materia agroalimentaria.

Francisco Bejarano
Presidente Organización Pajonales S.A.S.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.