Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La fertilización del cultivo del café es una actividad que define en gran medida la productividad, pero cuando fertilizamos, realmente no lo hacemos al cultivo, lo hacemos al suelo en donde después de varios procesos, los nutrientes quedan disponibles para ser tomados por las plantas.

El cultivo del café requiere de varios nutrientes para alcanzar su máximo potencial de producción desde el punto de vista de nutrición y necesita en mayor cantidad algunos nutrientes más que otros.

Los tres principales elementos para el crecimiento y desarrollo de la planta de café son el carbono, el hidrógeno y el oxígeno, los cuales se obtienen básicamente del agua y de la atmósfera, representando cerca del 95% del peso de la planta. Los demás elementos se encuentran principalmente en el suelo y según su demanda, para el cultivo del café, son considerados como macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre) y micronutrientes (hierro, manganeso, cobre, zinc, boro, cloro, molibdeno, y níquel).

Durante la etapa vegetativa de la planta de café, su crecimiento es relativamente lento extrayendo bajas cantidades de nutrientes del suelo, pero en la etapa reproductiva, su crecimiento es mucho mayor al igual que sus necesidades de nutrientes, momento en el cual deben estar disponibles pues gran parte de ellos, se van para el llenado de los frutos.

La porción de nutrientes requerida para el cultivo del café cambia según la variedad, el clima, el suelo y el manejo, pero para ir a la fija, debemos hacer el análisis de suelos, el cual nos permite conocer el estado de fertilidad, aplicar lo que realmente se necesita y en algunas ocasiones puede tener un importante impacto ambiental y de costos.

De no contar con el resultado del análisis de suelo, pues no conoceríamos el estado nutricional del nuestro suelo, razón por la cual tendríamos que aplicar las dosis más altas de cada elemento para asegurar una correcta nutrición. ¿Usted ya hizo su análisis de suelo?

¿Sabían ustedes que por ejemplo, el cultivo del café tiene altas exigencias de nitrógeno? Este es un elemento que siempre debe estar presente en todos los planes de fertilización dada su importancia para la productividad del cultivo. La principal fuente de nitrógeno es la materia orgánica presente en el suelo, lo que nos indica las cantidades a aplicar según el resultado del análisis de suelo, lo que puede variar entre 120 a 300 kilogramos de Nitrógeno por hectárea por año.

De igual manera, los contendidos de fósforo y potasio no deben estar exentos del plan de fertilización y la cantidad dependerá de su contenido en el suelo.

Pero no podemos dejar de lado un tema que prácticamente define la eficiencia y la disponibilidad de los nutrientes para el suelo del café, la acidez, pues es uno de los factores más limitantes de la producción en muchas regiones cafeteras de Colombia.

El rango óptimo de pH para café debe estar entre 5,0 a 5,5. Existen diferentes alternativas para corregir la acidez del suelo como el uso de cales o materiales alcalinizantes, pero la selección de la fuente a emplear, depende de los contenidos de calcio, magnesio, fósforo, contenidos que solo se conocen mediante el análisis de suelo.

Aplicar cualquier tipo de cal sin conocer el resultado del análisis de suelo, es un gravísimo error, pues puede crear un desequilibrio o como dice el dicho, sale más cara la cura que la enfermedad.

En cuanto a la época más recordable para realizar la fertilización debemos tener presente que la mayor acumulación de nutrientes en el fruto ocurre entre los dos y seis meses después de la floración, razón por la cual la fertilización se debe hacer durante este período pues tiene mayor impacto en la producción, eso si teniendo en cuenta la regla de oro, el suelo tiene que tener humedad.

Una buena nutrición de los cafetales depende más del momento en que se hace, del cálculo de la dosis basándose en la densidad de siembra y la luminosidad, pero sobre todo de aplicar los nutrientes que realmente se necesitan y esto solo se conoce mediante un análisis de suelo.

La invitación es a que hagamos el análisis de suelo para que la labor de fertilización sea más eficiente y contribuya a la productividad del sistema de producción de café y la rentabilidad de usted y su familia, con más agronomía más productividad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.